El Factor Karma – Parte II

El Factor Karma Parte II
________________________________________
¿Es el Karma individual?:
Siempre es así, cuando una persona tiene una herencia genética, antes de encarnar ya fue acordado que debe pasar por determinadas pruebas en su vida física, pero les diré, es un reajuste obligatorio, –de la cual no hay escapatoria–. Es algo que implica simplemente adaptarse y cultivar la disposición a aceptar comprensivamente lo que no se puede elu¬dir.
El momento del nacimiento de cada individuo se fija de acuerdo a las necesidades kármicas, lo cual determina la trayectoria de cada ser y según la cual, nadie puede torcer el destino. El tener que pasar por las pruebas, no significa que tenga que ser un derrotista: “Si la persona está pasando por la prueba, es porque se la impuso su código, pero no tiene que “agachar la cabeza y dejarse someter por la prueba”, pero es una situación que se basa en el pasado de acuerdo a la Ley de Causa y Efecto.

El concepto para cumplir con el código genético es así. El ECP o espíritu cuando encarna tienen que luchar para vencer las dificultades, –en el buen sentido por supuesto–, porque un encarnado no es “preso” del karma. Los ECP tienen miles de encarnaciones y no ofrecen siquiera de vuelta un “gracias” a la vida por haberse liberado. Algunos dirán: “Pero, bueno, ¿acaso la Vida no me puso aquí?” ¡Claro que sí, la Vida los puso aquí hace mucho tiempo, entonces, ¿qué fue lo que se interpuso y no venció las dificultades?

Un ECP encarnado, –es decir un espíritu encarnado en un ser humano–, primero tienen que aprender la lección y después tienen que luchar para que desaparezca, porque el karma es una lección que está a nuestra disposición, y se puede modificar con nuestras actitudes, no cometiendo errores. A me¬dida que se conozca y comprenda cómo se des¬arrollan los hábitos y tendencias en la vida, logrará modificar los orígenes pasados.

Un ECP al encarnar debe interpretar su elección y destino, y vivir dentro del círculo y las limitaciones que la lección impone. Cada ser uno encarna por afinidad en un núcleo familiar, donde los miembros se mantienen juntos, debido a “ataduras” que son individuales. Los padres, los hijos, hermanos, etc. Puede suceder que en algún momento alguien del grupo corta la afinidad con el núcleo, pero no se libra de la “ataduras”, sino que se crea otro karma. El responsable tiene que hacerse cargo de su propio karma en forma individual, se crea otra karma que tendrá que pagar con la “misma moneda cuando vuelva a encarnar.

Un ejemplo de karma individual: Un ECP encarna como mujer, viene a esta vida y forma familia –se casa o es soltera, pero no puede tener hijos–. La lección es: Quizás la mujer en su vida anterior no quiso tener hijos, los aborto o los abandono. De nada sirve a la mujer llorar al respecto; ¡Sencillamente lo hizo!…Y en esta vida, su alegría debe estar ilimitada porque sabe que cometió un error.
También puede ser el caso de un matrimonio con años de casados, pero la esposa no puede tener hijos. La mujer no queda embarazada. Se hace exámenes y parece ser un problema de la esposa, la cual sufre por no poder procrear. Ella cree y tiene duda de que el no poder gestar, puede ser algún karma. Quizás se pueda convencer de que es una lección a aprender y que tendrá por misión adoptar a un niño. La Ley Obra de ese modo, impide que la mujer pueda tener los hijos que tanto desea, pero aún así, todavía puede reconciliarse con la Ley.
¿Es el karma hereditario?:
En sentido figurado no lo es, pero cuando una persona tiene una herencia genética que tiene que pasar por una prueba, pero el que tenga que pasar por la prueba no significa que tenga que ser derrotista: “Si la persona debe que pasar por pruebas, es porque se la impusieron. Pero no tiene que agachar la cabeza y dejarse someter por pruebas karmicas”.

Muchas veces nos hemos preguntado por qué se elije a determinada familia, porque se elije a determinado padre o determinada madre para encarnar, con la que no tienen nada en común. En este caso no se puede hablar de un karma hereditario, porque el karma no se hereda en aquellos que encarnaron antes: padres a hijos, tíos, o hermanos mayores, etc. Quizás tal vez, el quizás el tener que encarnar en una determinada familia, es porque el código genético es acorde a la función que se viene a cumplir. Una entidad encarna en un grupo familiar, pero es por empatía, por ”raíces” de otras vidas. Elige antes de encarnar a una familia con infinita sabiduría y amor. Pero el cuidado del niño deberá persistir hasta cierta medida, no debe persistir más allá de ser adulto.

¿Qué es un Karma Residual?
Son las deudas karmicas que en el pasado no se pagaron, deudas basadas en dimensiones temporales, es decir el tiempo. Pasan a ser residuales y se pagan en esta vida, es decir, se pagan en tiempo presente, en esta vida. También los errores que se cometen y no se pagan, pasan a ser deudas del futuro. Los errores se pueden originar por un acto hostil, una negligencia o una omisión hecha a propósito, donde luego quedará para una próxima encarnación como una lección a aprender. La determinación de seguir cometiendo errores conscientemente, voluntariamente o alegremente, se cancelan como karma residual. Es un efecto que puede durar muchas vidas. Pasan de una a otra vida, hasta que la persona karmatizada pueda “ocultamente reconciliarse con el karma”.
Los conflictos pueden persistir durante edades, durar varios ciclos de Vida y al final, al no revertirse, llega hasta la “cima”, y desde allí, se puede trasmutar en enfermedad, alguna malformación, incapacidad o dolencias física, constituyendo así una lección. No es una sanción, es una lección “vergataria” que no permite a los que la violan escapar con la “cabuya en la pata”.
Es muy posible que el sentido del drama de algunos no les deje percibir el significado del karma, porque son muy emotivos y “viven surmegidos en los vapores de la fantasía”, no se dan cuenta de que están karmatizados y tienden a buscar la forma de evadir las dificultades y vicisitudes. La duda y el miedo —que son sentimientos sutiles—, originan un “culillo” en personas que viven con la sensación del castigo y buscan liberación con la muerte, pero eso de nada vale, el afectado debe repetir el ciclo, las ataduras karmicas lo hacen volver a la encarnación “más rápido que inmediatamente”.

Acción de quitar la vida:
El karma es el resultado de los errores, pecados, equivocaciones y actividades iniciadas y llevadas a cabo en otra existencia y también en esta.

¿Qué sucede si una persona se quita la vida o quita la vida de otro?…
¿Se genera karma?…Por supuesto y automáticamente desciende de nivel. La acción de quitar una vida es como su propio suicidio, exactamente lo mismo, sea en el pasado o en esta vida. Si un ECP en una existencia anterior quitó una vida, entonces en esta vida sufre el “terrible dolor de la vida misma”. Si en la vida anterior torturó, robó, mató, dejó vidas sufriendo, penando, cercenó miembros a otros en batallas, etc., entonces vuelve a encarnar, para saldar su deuda kármica.

También el juzgar sin conocimiento de causa, porque alguna personas juzgan sin conocimiento de causa, y eso crea karma. Otros comenten acciones y saben que eso crea karma, pero no les importa tener que pagar en otra vida. Y de acuerdo a la intensidad o crueldad del acto, puedes descender hasta la Octava esfera.
¡¡¡De allí, viene en clamor de “reconciliarse” con el karma.

Los Micro karmas:
¿Se pueden llamar microkarmas los errores manipulados por el ego?
Si pueden llamarse así, porque el que interviene es el ego, puesto que muchas personas en el plano físico viven situaciones de manipulación, pero pueden ser situaciones que están dentro de unos límites y no llegan a contaminar a un ECP de luz. –Léase la Entidad Conceptual Pensante–. El 10% del ECP es el que encarna y puede convivir con las manipulaciones del ego dentro de unos límites, sin que no lleguen a contaminar al ECP Superior.

La definición de microkarma, algunas personas la pueden aceptar y tomar como definición de un pequeño karma, pero de todos modos es karma. Cualquier acto hostil o error cometido en la vida física, siempre contamina a su ECP Superior, –por pequeño que sea el error–, siempre va a contaminar. Cada cual se crea las obligaciones necesarias para honrar su pasaje en esta vida terrena, por lo cual tendrá que rendir cuentas al Tribuna Karmico de los errores los denominados pecados y los equívocos de esta vida. Un error grande negativo que cometa, va a contaminar de manera más negativa, un error pequeño y negativo va a contaminar en menor escala, pero contaminará al fin. Tal vez este concepto sea complicado para las personas que no conocen el camino evolutivo y ser servicial con otros.

Eliminar los estigmas del karma:
¿Cómo se puede eliminar el karma y los estigmas?:
No existen “efectos limpiadores” del karma. Esto es una fantasía total que está en contra de las lecciones a aprender, porque la lección kármica proporciona habilidad de sintonizarse en el mundo actual, con “las cosas tal como son”. Los estigmas y el karma no se pueden abrogar (Del lat. abrogāre), y en la vida física no existe un mecanismo que lo pueda derogar, porque si se deroga, se eliminarían las lecciones necesarias que conlleva, y entonces no habría evolución.

Todos los ECP’s al encarnar traen incorporados en sus improntas, los mecanismos para cumplir su ciclo de vida. La impronta es la “huella dactilar” espiritual donde están incorporados los “estigmas conceptuales karmaticos”, –Los errores, el desdoro, la afrenta, la mala fama, etc. Las formas de morir interactúan con el código genético y determinan el final de ciclo de vida, con excepción de las personas que se quitan la vida sin cumplir el ciclo. Todas las demás formas de morir, están representadas a nivel celular en los “estigmas”. Las formas de morir se pueden originar por fuego, agua, aire o tierra. Así como el karma no se puede eliminar, los estigmas en las improntas tampoco se pueden cambiar, actúan según el karma hasta el final del ciclo de vida.

El Karma sirve a la persona para liberarse de los estigmas, pero no tiene que tardar varias vidas, ni ser demorado para aprender la lección. Cada persona tiene que revertir sus propios estigmas y su propio karma. Sería injusto que algunos seres se eximieran de aprender las lecciones, porque entonces no va a ser un factor de liberación. Es liberación hasta el momento en que se revierte la lección, sin embargo la palabra lección se utiliza en el plano físico como aprendizaje forzoso, “fulano aprendió la lección que necesitaba”, pero necesariamente no es así, la palabra lección significa aprender algo, algo que se puede hacer de una manera práctica en esta vida.

Los ECP’s como entidades espirituales son fuertes y puede modificar genéticamente algunas actitudes para no copiar etapas negativas ya superadas. Modifican su ADN en una proporción mínima, pero lo modifican. También pueden modificar los estigmas para extirparlo definitivamente. Si en futuras vidas persisten las situaciones agobiantes de los estigmas, aún repitiendo situaciones que en otro momento no pueden reactivarse. Ya no hay qué reactivar, la impronta de los estigmas ha sido borrada.

El Karma por Dispensación:
En la presente vida se puede “reconciliar” con el Karma, mediante una dispensación, porque de acuerdo a la Ley se puede “Interferir” y “reconciliarse”. Las grandes leyes pueden ser trascendidas y a menudo ha sido en el pasado, y en el futuro lo será con más frecuencia. El “reconciliarse” con el Karma puede ser un propósito en esta vida, para ello necesita hacer una petición escrita definiendo una demanda de dispensación a la Junta Karmica que se reúne dos veces al año. Se escribe la carta y se firma, la cual queda en privado sin comentarla. Después la persona deja de ser estoíca y cuando se reúne la Junta, los días 21, 22 y 23 de Junio y Diciembre de cada año, vuelve a leer y a meditar sobre el contenido de la dispensación, y en sus pedidos diarios, pedir a la Diosa de la Verdad, la amada Pallas Atenea que los ayude.

En gran medida la Diosa de la Verdad permanece en el corazón del Silencio, y al igual que la Diosa de la Pureza y la Diosa de la Justicia, son integrantes de la Junta Karmica. Ellas no están entre las particularmente invocadas por el colectivo humano, la Diosa de la Verdad está siempre lista a prestar su asistencia, y sólo espera una invitación para hacerlo. Sólo háganlo como si estuvieran hablando consigo mismo, pero pensando en la dispensación. La solicitud es recibida mentalmente por los integrantes de la Junta durante los días mencionados para considerar las peticiones. La decisión de pedir la dispensa para ser liberado de las ataduras, queda a comprensión de la Junta Karmica.

La dispensación por preservación
Se habla de que habrá cambios de conciencia, de que cada uno es responsable de su propio karma, de su propio destino, de acuerdo a sus actitudes, a sus obras, a su voluntad de crecer y de hacer crecer a otros.
En la mayoría de los casos la dispensación por preservación es impuesta a grupos de persona o a una sola persona, siendo con frecuencia un inválido consciente, una persona cuyos mecanismos de contacto y respuesta son imperfectos, a los cuales se les considera como niño anormal o niño malo y voluntarioso, pues los errores que comete y sus defectos son los de un niño y no los de un adulto. Tales casos constituyen ejemplos definidos de la neutralización de la Ley, en la cual, frecuentemente los efectos quedan en suspenso, cuando la expresión se mantienen coherente para descartar las causas, cuando ya no sirven a ningún propósito útil.

El Dharma y el Karma:
El concepto Dharma escapa al entendimiento del colectivo humano, pero puede ser interpretado como una actividad filantrópica, es decir, no es castigo, es benevolencia, algo que da méritos para ascender espiritualmente. Dharma es una categoría importante de Karma. Se puede definir como un karma benevólo, no es una lección a aprender. Es posible que el sentido del drama y de la autoconmiseración de algunas personas no puedan percibir el significado y sentido del Dharma. Los que lo practican tienen el camino abierto para el ascenso conceptual.

El Dharma es lo que le debemos a la vida, lo que los humanos comprometidos con ella tenemos para ayudar a las vidas espirituales a transcender en la Evolución. El Dharma está interrelacionado con la responsabilidad y el desapego, la responsabilidad que cada ser humano le debe a la sociedad y al medio ambiente que le rodea. Cada vínculo que se establece al encarnar no implica imprescindiblemente el reconocimiento del un ser egoíco, las personas pueden relacionar su “Dharma” individual y su responsabilidad en la sociedad, para emprender la acción correcta.

Ejemplo de Dharma: Algunas personas durante años tienen a su cargo una gran organización comercial, en la cual se crean situa¬ciones en las cuales la personalidad debe ajustarse. Se pueden establecer nuevos y renovados vínculos y preocupaciones por las cosas que tienen que ver con los aspectos materiales de la vida. La obligación, los deberes individuales, las responsabilidades y las relaciones con el entorno, hacen que se presente es una situación relacionada con la Ley de origen pasado. Él Dharma es personal y dentro de la esfera de actividad comercial, conserva la orientación hacia valores espirituales creados con la determinación fija de elevarse espiritualmente, lo cual no puedo ser desviado porque sería el inicio de un vínculo karmico.

El Karma y la evolución
En el karma interviene el alma y es in factor determinante en la evolución. El Karma es la comprensión y el reconocimiento de una Ley –que actúa una vida tras otra–, y la interpretación que se da, significa la liberación de la negatividad. En los inicios de la etapa evolutiva, el karma fue para la infantil raza antropoide. (Del gr. ἀνθρωποειδής). –Dicho de un animal y especialmente de un mono antropomorfo, que por sus caracteres morfológicos externos se asemeja al humano–, y también la raza homínida una cuestión grupal. Los miembros del grupo no tenían la menor idea de las implicaciones y responsabilidades involucradas en los errores. En esa etapa el Karma era un factor involutivo y precipitante de la vida elemental del planeta totalmente diferente a la vida espiritual-física de actual arco evolutivo.

Las primeras razas no alcanzaron los grados de perfección, pero fueron progresando hacia una meta específica, la cual fue lograda con la experiencia en las primeras etapas evolutivas. Fue un karma condicionado a las responsabilidades de los grupos más evolucionados. Más adelante, después de individualizados, la Ley del Karma se fue aplicando para adquirir un carácter más aleccionador y un propósito más efectivo. El Karma en la Edad de Piedra fue más personal y definido, porque ya en esa etapa, las razas primitivas ya estaban en la posición de iniciar más causas, pero también agotar más efectos.

El Karma en la Nueva Era
El Karma en la Nueva Era sigue siendo de acción física. Metafísicamente hablando, es la ley de retribu-ción, la Ley de Causa y Efecto o de causación ética. Existe un karma de mérito y un karma de demérito. Es el poder que domina todas las cosas en la Nueva Era, la resultante de una acción moral en la vida física.

El Karma en la Nueva Era es una tendencia general, síquica y sicológica que queda grabada a nivel celular genético, por lo tanto responsable de la presente situación del ser humano. Es el resultado de los actos cometidos para el logro de algo que satisface los deseos personales. En un ECP se origina karma un cuando resuelve encarnar para cumplir determinada misión en favor de la humanidad, y en lugar de hacerlo se dedica a espectáculos circenses, que lo único que hacen es nutrir su ego, incluso se genera más karma y lo hace descender de nivel espiritual, la tendencia a originarse más karma puede ser de una, o muchas vidas si las condiciones lo exigen.

Las relaciones kármicas reconocidas es una responsabilidad aceptada y no pueden dejarse de lado con ligereza, porque finalmente deberán cumplirse. Así como en el pasado, el karma era fijado de acuerdo a las necesidades de la época, también en la Nueva Era el karma determina la trayectoria de cada ser humano y según la cual, nadie puede torcer el destino, pues está prefijado de antemano por fuerzas superiores.
Después de todo, los ECP’s encarnados pueden leer los registros akásicos y cerciorarse de los errores del pasado, capacitándose así para actuar inteligentemente equilibrando las lecciones pendientes y sus obligaciones. Conocen los deseos humanos, la voluntad y los fines. A ellos se les confía el cumplimiento de la Ley para contrarrestar el karma de la Nueva Era. Los señores del karma no son un mito ni unidades simbólicas, sino entidades de elevada inteligencia que aplican la ley en beneficio de la humanidad, permitiendo a los seres encarnados ser plenamente autoconscientes –y en sentido oculto, confiar en sí mismos–, convirtiéndose en creado¬res por medio del conocimiento perfecto.

Fin de los Siete Factores de la Esencia de la Evolución

“Solo atravesaremos los Siete Factores de la Esencia de la Evolución, cuando caminemos como hermanos por los polvorientos senderos evolutivos”.
________________________________________

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s