Los Pilares de la Evolución – Reino Mineral Primera Parte

Los Pilares de la Evolución – El Reino Mineral – Primera Parte
________________________________________
El Propósito del Reino Mineral
En los escritos conceptuales es necesario demostrar la síntesis y la continuidad de los procesos de la Creación. En la medida que se analiza el propósito del Plan Divino, surge el cuadro general de la intención Creadora. Existe muchos que tienen acceso a este mínimo conocimiento, y otros no lo tienen, y por eso se divulgan estos conceptos relativos a los “Siete Pilares de la Evolución”.

En el esquema de la Septima Aplicación Cósmica, —nuestro Universo—, el Reino Mineral fue definido como el Primer Pilar de la Evolución o Primer Reino de la Naturaleza. Los Siete Pilares son la expresión de la Voluntad los Hijos Hacedores y la actividad de un Ser esotéricamente denominado: “Energía Pensante Conceptual Absoluta o EPCA”. La modelación del Planeta Sol 3 o Planeta Tierra de nuestro sistema Solar, —se denomina Planeta Sol 3 por ser el tercero en la órbita de Nuestro Sol.

En un momento determinado los Hijos Hacedores modelaron, dando por resultado la creación del Planeta Tierra, el cual se desarrolló mediante el método de “precipitación”. Pero los los Hijos Hacedores no crearon de la nada. Crearon “precipitando” la energía sutil del “campo energético” y materia condensada y exteriorizada mediante el “ritual del ritmo”, —si así puede decirse—. El conjunto de influencias auto iniciadas, las energía y “Sustancias“, expresan la cualidad o cualidades fundamentales del aura de la personalidad de esas Grandes Vidas creadoras. El proceso para crear el Planeta Sol 3, involucró métodos de condensación y transmutación para solidificación de la energía sutil, en materia densa y objetiva.

Fue una etapa que se concretó en nuestro Sistema Solar hace 4.600 millones de años. Viéndolo como un todo es una entidad en su aspecto forma, y en la totalidad de las formas y constituye el cuerpo de manifestación de esa entidad. El Reino Mineral en el Planeta Sol 3 desarrolla una cualidad sobresaliente y considera secundarios a los otros atributos divinos. Manifiesta una revelación plena de la gloria interna u oculta de esa Gran Vida y lleva el aspecto conciencia hacia una etapa superior de perfección, y expresa una mayor sensibilidad y respuesta a las condiciones externas e internas de los otros pilares evolutivos.

El propósito del Primer Pilar de la Evolución es hacer que la ciencia reconozca la intensificación y el poder de la radiación en el Planeta, porque personifica el Plan Divino Evolutivo. Desde el punto de vista, el Reino Mineral constituye la expresión más densa de la vida del Creador, su característica más sobresaliente es la condensación y la transmutación. En los otros Superuniversos por cuestión de lógica, y por Ley de Analogía, el Reino Mineral también debe ser el Primer Pilar de la Evolucion.

El Proceso: “Las Sustancias Precipitadas”
El proceso en la modelación del Primer Pilar de la Evolución. Fue un gran experimento que involucró una actividad que provino desde arriba, de la “Creación”, de lo superior y de lo divino. —Estos términos quizás sirven para definir el proceso—. El impulso o empuje en este caso no se originó en las dos expresiones inferiores ni en las fusiones de energías divinas. Fue por voluntad del Ser denominado EPCA” y los Hijos Hacedores, que unidos y en ritmo ordenado tomaron la iniciativa y mediante un estímulo aplicado externamente, “precipitaron la sustancia mineral” para producir el suelo terrestre las formas y el contenido ígneo, considerando la capa terrestre como la corteza.

El término “Creación” no debemos entenderlo como lo define en la narración bíblica, donde un ser superior crea los mundos en siete días. Es un concepto ambiguo y desconocido por los seres humanos, a partir de ese concepto, es cuando tendría que interpretarse la “Creación” como emanación, o manifestación de un Ser Absoluto que crea el Universo en base a una “Sustancia Etérica Precipitada”.

Las “Sustancias” son personificaciones de Entidades Espirituales que se manifiestan como: “Siete tipos de sustancias que demuestran las cualidades del Creador”. Son siete corrientes de fuerza que emergen de una energía central y de otros sistemas solares. En un sentido muy especial, las “Sustancias Etéricas ” son manejadas por los seres espirituales, los Hijos Creadores y los Portadores de Vida. —Los Portadores de Vida son canalizadores o receptores de las “Sustancias” que crean las formas materiales—. Una exteriorización condensada de los planos etéricos, “precipitada” a los planos densos de la capa terrestre—, su efecto es radiactivo y tienen influencias definidas.

La “Gran Trama” expresa un conjunto de influencias planetarias y magnéticas con la cualidad, o cualidades fundamentales del Creador. Fue una síntesis de fuerzas que se matizaron con la luz y fluyeron automáticamente a los planetas de nuestro sistema, donde se mezclaron con las influencias planetarias de Venus, Júpiter, Plutón y Vulcano, así como otras fuerzas planetarias ocultas que actuaron sobre la vida terrestre. Dichas influencias son la síntesis de toda actividad evolutiva, dicha actividad es mezcla de todas las influencias planetarias que imparten cualidades, porque la evolución es la suma total de las energías.

La “Gran Trama fue un urdimbre de fuerzas fusionadas y combinadas de los Superuniversos y sus sistemas solares, —incluyendo las de Nuestro Universo—. Dichas “sustancias” así como otras fuerzas ocultas actuaron sobre el Reino Mineral en desarrollo. Fue el resultado tangible de esa interacción de energías, la cual tuvo un efecto definido y produjo los resultados deseados en cada una de las divisiones del Reino Mineral. Tuvo una séptuple interrelación entre sí y un séptuple efecto sobre la materia y las formas minerales que existen en los otros Superuniversos, —y por ende en nuestro Planeta—. La solidificación de las “Sustancias”, dio como resultado la producción de la materia densa.

Las “Sustancias” no deben confundirse con las “influencias” astrológicas, o por el hecho de que algunos planetas son considerados por la astrología como “sagrados”. Ciclo tras ciclo, en el girar de la “rueda evolutiva”, las “Sustancias ” entran en función activa, y durante los ciclos de actividad objetiva, otros tipos de “influencias” predominan y participan en el gran trabajo. La interacción de esos factores, determinan la apariencia fenoménica de otras formas en el Reino Mineral que atraen hacia así, unidades de vida. En último análisis, el conjunto de las “Sustancias” y radiaciones del Reino Mineral, expresan la cualidad o cualidades fundamentales del creador, —el aura de su personalidad.

Los Portadores de Vida
Es interesante observar, que las personificaciones que manejaron las “Sustancias Precipitadas”, son denominados Portadores de Vida. Son los Hijos Creadores, seres que dieron vida al Reino Mineral desarrollando el “Poder de Precipitación”, según el esquema de la creación de los Pilares de la Evolución. La perfección del esfuerzo de los Hijos Creadores se evidencia en el Reino Mineral, la voluntad, unidos y en ritmo ordenado, “precipitaron” la “sustancias etérica” a la superficie terrestre, considerando este reino como el Primer Reino de la Naturaleza y como un organismo distinto.

Los Portadores de Vida canalizaron las “Sustancias” trayendo consigo todo lo que estaba a tono con la naturaleza mineral de nuestro Planeta Tierra y también una séptuple interrelación con otros reinos de nuestro Sistema Solar. Son siete tipos de fuerzas, siete entidades vivientes que “precipitaron” en el Planeta Tierra las cualidades creadoras.

Dichas cualidades son siete tipos de materia, —etérica y condensada—, destinadas al esquema de los Ciclos Evolutivos en la escala ascendente en el Planeta Planeta Tierra. El trabajo que realizaron fue esencialmente el de arquitecto y el mago, pero fue necesario que la adaptabilidad ritualista y rítmica de los Hijos Creadores y la voluntad dinámica de los Portadores de Vida, actuaran en conjunto para el desarrollo del Plan Evolutivo, tal como se encuentra en la mente del Creador.

Las sustancias fueron canalizadas mediante autovías de información y atraídas hacia el ámbito del Sistema Solar, donde se trasmutaron en estructuras minerales como un poder aprisionado e inexpresado. Las “Sustancias Precipitadas” tuvieron un séptuple efecto sobre la vida mineral. El resultado de las “potencias síquicas”, se manifestará en otra eventual transmutación de la “sustancia” y se disolverán nuevamente en lo que constituye la finalidad de la condensación objetiva.

Las entidades vivientes del Primer Pilar de la Evolución, tienen un objetivo distinto de la vida que anima al Cuarto Pilar de la Evolución, o Reino Humano, y con respecto a los periodos de los ciclos evolutivos, se puede decir que son vastos y su acción durante cada uno de los períodos es variables y por lo tanto, reconocer cada etapa intermedia es difícil. El Plan no se comprenderá en toda su potencialidad y mágica revelación, hasta que el ojo interno de la verdadera visión esté desarrollado y se perciban en su verdadero valor las formas que subsisten en el trabajo creador del Reino Mineral, y en los otros reinos de la naturaleza.

La Mente Universal halla su más perfecta expresión material en el plano físico del Planeta Tierra y la facultad geométrica, el poder y la voluntad del Creador se manifiesta a través del procesos sistemáticamente organizados del Reino Mineral, el cual constituye los cimientos de la estructura ordenada de nuestro Universo. Todo proceso de entrada en los Reino de la Naturaleza es lento y estrictamente geométrico, lo mismo sucede con el proceso de salida y en proceso, el Reino mineral representa la naturaleza densa.

Desde el punto de vista, constituye la expresión más densa de la vida del Creador y su característica más sobresaliente es la condensación y la transmutación. El poder de las Sustancias Precipitadas”, hizo reconocer la radiactividad, de las cual se ocupa la ciencia moderna, la intensificación se hace sentir en forma dinámica y hace al Reino Mineral más radiactivo, hasta que esta acrecentada radiación se convertirá en básica y fundamental.

Etapa de Ante-Vida
La consolidación del Planeta se concretó hace 4.600 millones de años, pero hace unos 4.500 millones de años, una colisión origino la rotación y antes de ese período, un día solo tenía 21 horas, pero uno de los pasos más importantes, fue que el Globo se estabilizó y permitió al Planeta no girar más allá del riesgo que podía tener para estabilizarse en su órbita con Sol. Logró el equilibrio lo más lógico posible, pero debía girar a determinada velocidad, porque si el giro era muy rápido, escapaba a su órbita y si era más lento, podía ser atraído por la gravedad del Sol.

Pueden haber transcurrido unos 4.500 millones de años desde la consolidación del Planeta, pero la etapa de Creación del Primer Pilar de la Evolución, se concretó hace 4.000 millones de años. En ese período pudo haberse formado en la etapa de Ante-vida. En esa etapa la atmósfera era hostil y completamente irrespirable, estaba cargada con numerosos gases y una alta densidad de bióxido de carbono, azufre, metano venenoso, y metales más pesados que gravitaban hacia el centro.

Hace alrededor de unos 3.800 millones de años, todavía el Planeta tenía una intensa acción volcánica, estaban en su apogeo y existían muchos los terremotos. No existía nitrógeno ni oxígeno y el ritmo de bombardeo meteórico era tremendo. Era un verdadero infierno y la superficie parecía estar en estado primitivo ígneo y con un calor interno a causa elementos radioactivos. Los gases ayudaban para la formación de la atmósfera, la cual presentaba un espectáculo extraño.

En la medida que menguaban los volcanes, progresaba la etapa de enfriamiento y se contraía la corteza, se ajustaba la presión y se igualaba al calor de la superficie. Durante esa etapa solo existían elementos atómicos, no existía la vida por la escasez de oxígeno y jamás brilló el Sol sobre la superficie del Planeta.
La atmósfera incipiente y una incesante precipitación de humedad, fueron facilitando el enfriamiento gradual. No obstante lo hostil de la superficie, se empezó a formar gradualmente la corteza, constituida principalmente de granito, material relativamente más ligero. Muchos elementos carbónicos fueron separados para formar carbonatos junto con los minerales que abundaban en las capas superficiales.

Hace unos 2.500 millones de años, el Planeta entró en otro período geológico más desarrollado denominado Proterozoico, un período que intermedia entre la Era Primaria y la Era Terciaria. También fue un periodo violento, con terremotos y erupciones volcánicas como las que acontecieron algunos millones de años atrás. El clima aún no era hospitalario, pero evolucionaba lentamente. En un determinado momento del período se formó monóxido de carbono, bióxido de carbono, cloruro de hidrógeno y vapor de agua, de ese modo se fueron creando los cimientos para que el Planeta algún día pudiera sustentar la vida.

Hace unos 1000 millones de años la etapa de “Vida Ante-Vida” llegó a su final, el Período Proterozoico terminó hace aproximadamente 570 millones de años, dejando paso al periodo Precámbrico. La Etapa Ante-Vida fue un período que englobó tres etapas del Reino Mineral y todos los eventos sucedidos a partir de las etapas, forman parte de la verdadera historia del Planeta, la cual comenzó en el período Cámbrico. El período se extendió a través de los primeros millones de años hasta el momento en que el Planeta alcanzó su tamaño actual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s