El Reino Humano – 3ra. Parte

El Reino Humano 3ra. Parte – Cuarto Pilar de la Evolución
________________________________________
Evolución de la Raza Humana
En términos de la historia del Planeta, antes de los humanos existían los mamíferos grandes plenamente desarrollados, pero no había humanos, por eso la historia de la evolución humana no es tan antigua como lo define el evento de la ciencia. Pero en esa evolución también debió incluirse a los humanos desde mucho tiempo atrás. El surgimiento de la primera raza totalmente biológica, le tomó millones de años a la Naturaleza para alcanzar la forma, la estructura genética y adquirir la experiencia terrestre, pero el humano no fue “creado” como el ser completo que es ahora, pero las evoluciones son ciclos que están llenos de sorpresas, y entre las cuales, la más importante y el menos conocida, es el evento de individualización.

Después de la individualización, hubo una evolución en tres direcciones. La dirección del primitivo hombre-animal, la dirección intelectual y la dirección espiritual, y sin mencionar que las primeras evoluciones fueron “etéreas”, “sin huesos” y “nacidas del sudor”. Muchos se habla de un homo antecesor del cual han surgido distintas razas, pero lo que ocurrió fue una triple evolución, la cual necesitó varias edades y procesos de la naturaleza en diversos grados, para crear el ser conocido como ser humano, de ese modo se fueron gestando las distintas razas.

La creación de la primera raza puramente física, fue una importante trasmutación originada desde la etapa del hombre-animal, la cual hizo una gran transición para desarrollar el germen de la individualidad y la llegada de la raza proto-humana, con la simiente de la conciencia y el intelecto. La individualización fue un Plan Sagrado traído al Planeta e implementado de una sola vez, fue más que todo, un plan inteligente, fue el amor de Dios por los humanos. El desarrollo de ese plan tardó aproximadamente unos 5 millones de años en madurar, y a partir de allí, se disparó la diáspora que dio origen a la raza humana actual.

La primera transición surgió hace unos 18 millones de años, cuando se abrieron las puertas para la encarnación de las vidas en las formas o en fases de manifestación, para crear las primera raza individualizada. El desarrollo del Plan aconteció en la antigua región de Lemuria. La “incipiente raza” habitó en dicha región, donde se fue diversificando en diferentes grupos proto-humanos. Las primeras especies se fueron de color según las zonas: La primera fue del color de la luna; la segunda color el oro como el Sol, la tercera rojiza; la cuarta de color oscuro. El desarrollo de esas primeras razas, fue una transición que coincidió con los primeros miembros de nuestro propio género Homo, que ya podía tener una mayor dependencia individual en la etapa de la Edad de Piedra

Después de la Individualización surgieron varios tipos proto-humanos, pero los desarrolladores del Plan conocían las tendencias belicosas entre las criaturas evolutivas humanas, y por consiguiente, dispusieron separar a los tipos en vías de desarrollo en razas distintas y separadas. Muchas de las siguientes especies humanas no llegaron a evolucionar, porque su código genético fue deficiente, algunas desde su nacimiento ya tenian registrado en sus genes el término de vida. Después de la individualización, almas viejas o “Chispas” de otras Rondas, arribaron al Planeta para encarnar y con el fin de atravesar las etapas evolutivas de la raza humana. A las “Chispas” que llegaron en vías de encarnar, se les colocó en la región de Lemuria, lugar donde se desarrollaba la “infantil 3ra. Raza lemuriana”.

En el tiempo de la Individualización existía una era glacial y los rigores y la severidad del clima, hizo que la “infantil raza humana” que se originó en Lemuria, continuara evolucionando en África. De este modo se plantó el primer eslabón humano, apareció en África para comenzar su carrera pletórica hace unos 2.7 millones de años. En África la “infantil raza” se adaptó a los aspectos necesarios para fomentar la producción de un tipo humano vigoroso, dotado de una capacidad tremenda para la supervivencia para alcanzar un alto grado de evolución, y un desarrollo en línea directa que la llevaría en forma ascendente, desde el Tercer Reino de la Naturaleza, hasta los tiempos de la aparición del Cuarto Reino. Miles de años después de estar plantada en África, la raza fue derivando hacia las regiones del Medio Oriente.

Comparando el tiempo de vida de las razas en sus comienzos, se puede considerar que avanzó mucho genéticamente. La aparición de la “infantil raza”, no fue casualidad, fue intencional, porque en esa etapa remota llegó desde el Planeta Marte, muchas “chispas” para encarnar en las formas primitivas humanas. El Africaphitecus fue el primer eslabón humano con “chispas” pensantes, partiendo desde allí, se inició el período de vida conceptual e inteligente, siendo África y la Constelación de Cáncer, la puerta de entrada de las “chispas” de Marte a la vida física terrestre. Hace miles de años las especies raciales empezaron a calibrar quiénes eran los Homo Sapiens, y en que llegarían a convertirse, pero hubo de transcurrir muchos eones de tiempo para desarrollar el intelecto en embrión.

¿…Existieron otros tipos de Humanos…?
¿…Cuántos millones de años han transcurridos desde existencia de la Primera, la Segunda y la primera mitad de la Tercera Raza Raiz…?
La gestación de las primeras razas simplemente fue una trasmutación de formas de vida que vinieron de otro mundo, para crear en la Tierra nuevas órdenes genéticas de ADN y ARN, y en el Planeta Han estado presente hasta 17 tipos de mamíferos Homo sapiens proto-humanos. —Homo sapiens significa en latín “hombre sabio”—, El llamado mamífero ser humano, tuvo una gran variedad de arquetipos, al igual que otros mamíferos que han vivido en el planeta.

La variedad de las razas que han existido, fueron necesarias por la energía que generaron y todas fueron parecidas en cuanto al tamaño y las diferencias, se debió más que todo al tipo de alimentación. La variedad aseguró la supervivencia desde la etapa de la “incipiente raza”. Muchas razas han existido y han desaparecido, y se calcula que el homo eréctus tiene cuatro millones de años de antigüedad y dio paso a otras especies de homínidos. A simple vista, la eliminación de las variedades de razas, no fue por casualidad. Existieron especies raciales altamente prometedoras que se fueron deteriorando progresivamente, pero no todas dejaron de existir por catástrofes o desparecieron porque el Homo Sapiens los extinguió, como el Pitecantropus, el Africapithecus, el Australopithecus, el hombre de Cromagnon y por último, el homo neanderthalensis y más reciente, ramas separadas como el hombre de Pekín, el hombre de Java y el hombre de Flores.

Algunas fueron extinguidas por órdenes genéticas, o debido a la locura de permitir la libre procreación de seres superiores con los inferiores. Otras no tuvieron un antecesor común y su código genético decía que la raza tenía que vivir una cantidad de millones de años hasta el agotamiento de su ADN, y otras por causas naturales. La tarea de la Naturaleza es crear y eliminar especies que no sean necesarias para el desarrollo evolutivo, y fueron necesarios 110 mil años para que la gestación se afianzara, y para que el terreno estuviera listo, 16 especies proto-humanos partieron del Planeta sin evolucionar. Dejaron de existir porque no tener un antecesor común.
Hace unos cuantos miles de años apareció en escena una especie racial mejorada, el neanderthalensis, —el antecesor inmediato, de la familia humana, el cual podríamos decir, el Homo sapiens sapiens actual—. Las estirpes neanderthalensis se hicieron presentes en un vasto territorio, desde las tierras altas en el noroeste de la India, hasta propagarse gradualmente en Europa.

Los neanderthalensis convivieron con los Homo sapiens en Europa durante casi medio millón de años, fueron excelentes luchadores, y con una capacidad craneana superior a los otros homos. El paso de los últimos Homo neanderthalensis y Homo sapiens sapiens por el Continente de Europa, se remonta a miles de años, pero la Raza neanderthalensis hizo pocos progresos en su intento de producir un nuevo tipo de raza más inteligente y durante casi un cuarto de millón de años continuó cazando y peleando, mejorando esporádicamente en algunos campos, pero en general, fue degenerando la raza en comparación con sus antepasados proto-humanos. La primera mitad de la historia de la evolución humana corresponde a los tiempos anteriores a las Razas Africapithecus, Australopithecus y Cromagnon.

Las migraciones de las razas
La segunda mitad de la historia es posterior a los tiempos de los Homos neanderthalensis en el Medio Oriente, donde coexistió con el Homo sapiens hasta extinguirse y de ese modo quedar primando sobre el Planeta, la estirpe Homo sapiens sapiens. Hace unos 800 mil años los Neandertals y los Homo sapiens, los seres humanos anatómicamente modernos, llegaron a la región europea. Invadieron a Europa en olas sucesivas ocupando la mayor parte del continente, pero no coexistieron durante el Pleistoceno superior. Las cepas pululaban por la región europea, algunas se alojaban en grandes cavernas y quedaban asentadas allí en forma permanente, presuntamente se unieron en la región y pudieron haber hecho las antiguas pinturas rupestres. Otros se desplazaron hacia otras regiones, donde las posibilidades de desplazamiento fue menor.

Algunas de estas cepas Neandertals y Homo sapiens impulsados por cambios climáticos, gradualmente se fueron propagando hacia tierras meridionales orientales. Muchas cepas migraron hacia las regiones que se extendía hacia el nordeste de Asia y las tierras del Medio Oriente y se encontraron en Obán, un asentamiento entre dos ríos en la región de la Mesopotamia, llamados actualmente el Tigris y Euphrates, punto de parada en la vuelta hacia el oeste, el camino que conduce al norte desde las tierras meridionales orientales y se diversificaron en las regiones de los “dos ríos”, nombre por el cual se conocía en la antigüedad, las tierras de la Mesopotamia.

Otras cepas migratorias europeas llegaron a las tierras altas del Nordeste de la India, a un pueblo denominado Barad-Dur, En realidad fueron los primeros seres humanos en habitar esas regiones. A estos pobladores de la India, los Homo sapiens los trataban despectivamente como “oscuros de piel”. Los Homo sapiens tenian de piel más blanca, y no sólo despreciaban a sus derrotados adversarios. En dicho pueblo, las tribus superiores de Homo sapiens comenzaron una guerra de exterminio contra sus vecinos inferiores, los proto-humanos hombres animales. En menos de mil años la mayoría de los grupos de hombres animales de la región, habían sido aniquilados o forzados a vivir en los bosques. La campaña de exterminio de los proto-humanos hizo que las tribus mejorara un poco.

Al Este del pueblo de Baroda en la India, se pueden encontrar los fósiles que más se aproximan a los tipos de transición entre el Homo sapiens y las distintas razas de proto-humanos de esa época. Durante casi un cuarto de millón de años, los Neandertales y Homo sapiens continuaron cazando y peleando, mejorando esporádicamente en algunos campos, pero degenerando en su ADN.
Pero no es cierto que el Homo sapiens sapiens acabó con el Neanderthal, los Homo sapiens convivieron durante miles de años con ellos, compartían ADN, compartían cultura, pero el Neanderthal era más antiguo que el Homo sapiens sapiens y su segundo código genético, el ácido código ribonucleico (ARN) ya tenía marcado la duración de la raza, porque los códigos genéticos extinguen la raza, es decir el nacimiento, el desarrollo y muerte ya está marcado en su código.

La evolución de la época, era llevar aparejada a la vida de la prole, una fuerte estructura física, y la “infantil raza” tenía ese objetivo: Conducir a la infantil humanidad Homo Sapiens, mediante un método de desarrollo físico a un periodo próspero de desarrollo humano, porque los Homo sapiens de las épocas tribales, eran más evolucionados que las razas antecesoras, manifestaban un alto grado de más inteligencia que sus descendientes retrógrados, los cuales se fueron diezmando por sí solos hasta desaparecer y quedó primando en el Planeta el Homo sapiens como único mamífero pensante.

Por la condición de vivir en la región de “entre dos ríos”, las progenies Homo Sapiens nacían de un modo verdaderamente cerebral, empezaron a usar armas y otros útiles de metal. Los científicos en algún momento dado lo encontrarán—. Un estudio sugiere que la emigración Homo sapiens tuvo lugar miles de años atrás, hacia el Oriente y África, y también se extendió hasta las regiones de la India, Mongolia, China, Tibet y Java, En dichas regiones empezó a evolucionar a partir de ciertas variedades occidentales y centrales de la vida, teniendo lugar esto, desde las regiones centrales hasta el Cercano Oriente.

La Primera mitad de la historia humana, se refiere a los tiempos anteriores a la Raza Homo Neanderthals, que coexistió en el Medio Oriente junto al Homo sapiens hasta que se extinguió, partió para quedar solo la raza Homo sapiens, la cual tiene un código genético distinto al de sus antecesores. —La etapa que se puede considerar como el período de antes del Homo sapiens, hasta la edad de piedra—. A partir de allí, el Homo sapiens sapiens quedo primando sobre el Planeta.

Muchos científicos comentan que el homo sapiens sapiens no fue un experimento genético, pero fue así. La segunda parte de la historia se inició con la llegada de los sirianos y pleyadianos al Planeta para un experimento genético. El experimento se hizo para crear un “Segundo Adan” mediante ingeniería genética. El inicio de la “incipiente humanidad”, la evolución, las luchas por la vida y la muerte, y la supervivencia de los singulares Homo sapiens, los padres de todo el género humano.

Las preguntas que los científicos nunca se han hecho, pueden ser las siguientes:
“¿Por qué hay sólo un tipo de Ser Humano en el planeta, cuando hay docenas de otros tipos mamíferos? ”
“¿Qué sucedió en aquel entonces para eliminar los tipos de variedad humana?”
“¿Qué cambió hubo en la evolución de los Humanos que haya podido causar esto?”

Las respuestas pueden ser:
Desaparecieron debido a su disminución del ADN, las primeras se extinguieron poco a poco, fue algo natural, no hubo una guerra, no hubo plagas horribles, no hubo erupciones volcánicas ni eventos geológicos. Es una orden genética que dice cuanto tiempo tienen que vivir los seres de una determinada raza, los genes son los que marcan la duración de una especie. Las especies raciales van variando únicamente en “familias”, —se utiliza el término para diferenciar otra sub-raza dentro de la misma raza—. Algunas especies no llegaron a evolucionar porque su código genético que fue deficiente, desde su nacimiento ya tienen registrado en sus genes, el término de vida, solamente cambian en el color, y en algunos casos, el color de los ojos, pero cuanto más avanzada es la raza, menos expectativas de vida tiene.

Las Razas de color
Genéticamente hay una sola raza, y lo que hoy es la raza Homo sapiens sapiens, es una raza única que se ha adaptado a distintos climas y también ha cambiado el color de pigmentación de la piel según los climas. Desde el punto de vista racial, los colores de las razas no alteran en absoluto su código genético, puede haber más diferencia entre dos negros que entre el negro y el blanco. La gestación de las distintas variedades de color, simplemente ha sido una trasmutación de formas de vida primaria que vinieron de otro mundo, para crear en el Planeta Tierra órdenes genéticas de ADN y ARN. En los comienzos de la evolución, existía una gran variedad de especies de color que aseguraban la supervivencia humana.

Hace unos 500 mil años en una región de la India conocida como Barad-Dur, entre los descendientes de una cepa aconteció algo novedoso y extraño. La piel de las progenies evolucionaba en colores diferentes. En el color de la piel se manifestaba una tendencia insólita, en algunos el color de la piel cambiaba al exponerse a la luz del sol, pero solamente sucedía en la pigmentación y en algunos casos el color de los ojos. Pero otras progenies nacían con otro color de piel. Algunos color anaranjado, color amarillo, color verde, color azul, color índigo, negro o blanco. La progenies de la cepa eran parecidas en cuanto al tamaño, pero en la medida que crecían, los colores se hacían más pronunciados, y al aparearse con miembros de otras cepas, tendía a manifestar más acentuado, el color de la piel de su progenitor.

Los descendientes de las cepas de color de la tribu Barad-Dur, fueron los primeros en desarrollar una civilización y gobierno tribal. Buscaron la oportunidad de expandir sus dominios en territorios adyacentes. Se desplazaron hacia las tierras de Asia y las tierras del Hemisferio Oriental y África, de ese modo fueron apareciendo una por una, las cepas de color en diferentes regiones. Por casi 100 mil años las cepas de color se propagaron por diferentes regiones, entremezclándose con razas de diferentes, lo cual comenzó a manifestarse desde un principio en las distintas razas.

La cepa Roja fue la primera en evolucionar. En algunos aspectos fue un espécimen superior a otras razas de color. Prefirió la pictografía e hizo grandes progresos. Posteriormente se dirigió hacia el nordeste y se establecieron en comunidades en islas del pacifico.

La raza anaranjada bajó por la costa hacia África en la medida que el Mediterráneo se retiraba hacia el oeste. No fueron una gente progresista, y el rasgo más destacado de esta raza fue el impulso particular en construir. La raza anaranjada llego al final de su códigos genético, hace alrededor de 100 mil años.
La raza amarilla fue la primera en establecer comunidades asentadas y desarrollar una vida hogareña basada en la agricultura. Con el tiempo llegaron a expandirse a toda el Asia y tendieron el uso de símbolos para las palabras e ideas, de forma muy parecida a lo que hoy día emplean los asiáticos.

La cepa azul fue un gran pueblo, se desplazó hacia el noroeste de Europa y se fundamentó en muchas de las artes de la civilización moderna. Tuvo predilección por escribir con alfabeto e hizo grandes progresos al respecto.
La cepa verde se fraccionó en varios grupos tribales, fue una de las cepas menos capaces de la época primitiva. Se fue debilitando por las extensas migraciones hacia distintos regiones. Se amalgamo con otras cepa de la India y otra penetro en África y fue subyugada y absorbida por las cepas amarilla, azul e índiga.
La cepa indíga fue la más avanzada del pueblo de Barad-Dur , fueron los últimos en emigrar de su tierra a otras regiones.

La cepa violeta, al asimilar parte de otras cepas fue mejorada y ha perdurado entre las tribus árabes nómadas modernos. La cepa negra fue la menos progresista. Emigró a África apoderándose del continente, y desde entonces ha permanecido allí. La cepa blanca es descendientes de la cepa azul, modificada mediante una amalgamación temprana con otra cepa de Europa y un leve cruzamiento con las cepas amarilla y roja.
Las cepas verde y anaranjada, prácticamente quedaron aniquiladas a sí mismas, antes de ser arrasadas casi por completo por sus enemigos de las otras etnias. Con el paso del tiempo, muchas cepas de color surgieron en distintas regiones, entre ellas las región de Lemuria y la Atlantida.

La implantación de la “Siembra”
En la historia evolutiva de las civilizaciones terrestres, a intervalos especialmente sincronizados, siempre ha habido encuentros con otras culturas más evolucionadas, culturas que han encarnado en diferentes razas del Planeta, y quienes han introducido ideas frescas en los incipientes desarrollos humanos, pero muy poco ha quedado registrado en los anales de la historia, sobre esos encuentros. Ha sido confuso el desarrollo de la evolución de la raza humana en relación con las primeras civilizaciones extraterrestres. En la época antigua, la implantación de la siembra humana en el planeta, fue en el marco temporal aproximado entre los 200 y 190 mil años atrás, cuando llegaron al Planeta cruceros desde Sirio, y también desde el centro de las Pléyades.

Los cruceros llegaron a la Tierra en función de buscar minerales esenciales para reparar la atmósfera de sus respectivos mundos. Para el descenso los sirianos seleccionaron una zona adecuada en la región de la Mesopotamia, nombre por el cual se conoce a la zona del Medio Oriente. Desembarcaron, se dividieron y fundaron asentamientos en la región del Medio Oriente, la cual consideraron la mejor zona por estar situada entre los ríos el Eúfrates y el Tigris y colindando con Oceáno Indico y Mediterráneo y por tener abundante agua y alimentos para establecer bases, Centros de Control de Misiones y espacio-puerto para operaciones de minería, y una estación de paso hacia el Planeta Marte.

Los Pleyadeanos, —un colectivo de entidades procedentes de las siete estrellas conocidas por los astrofísicos como Las Pleyades—, se fue a habitar a la cadena montañosa del continente de Dalamatia, —sede central siriana y pleyadeana—, conocida actualmente como la tierra de Lem o Lemuria. Una vez asegurada la ocupación de Mesopotamia se expandieron a otras regiones. Persia, India, China y África y Eurasia, donde construyeron ciudades complejas y altamente estratificadas, y desarrolladas con una estructura estatal donde se establecieron las primeras colonias. Con el tiempo las construcciones se extendieron más allá de los límites de los antiguos imperios y dinastías creadas, hasta convertirse en una flamante Misión Tierra.

Los sirianos habitaron los asentamientos del Summer Sumeria—, y crearon en la baja Mesopotamia un conjunto de ciudades conocidos como: Uruk, Lagash, Kish, Uma, Eridu, Ekur y Ea. Fueron las primeras civilizaciones mesopotámicas y cada una tenía un rey absoluto, que se hacía llamar el protector de la ciudad. En la Acadia y Persia establecen un centro metalúrgico y fundan Bad-Tibira y otras ciudades, desde donde organizan extracción del oro y donde establecen rutas marítimas hacia el sudeste de África. La soberanía establecida en Absu nació del concepto de la autoridad y llegó a ser hereditaria. El soberano de la región se asentó en el Absu, un sector medio, entre los asentamientos anteriores y uno conocido como la Isla de la Atlántida.

El soberano era un verdadero rey, algunas veces se le llamaba el «padre de su pueblo», debido a la creencia de los reyes tenían un origen divino Se creyó que tal mandato había surgido de los héroes, y más adelante la soberanía llegó a ser hereditaria. A la larga, se llegó a considerar normal la sucesión en la “Realeza” en el Summer. Los descendientes “Reales” nacidos en el Planeta Tierra, viajaban al planeta de sus ancestros con el fin de conocer el sistema de gobierno que implantarían las ciudades terrestres. La adoración a la “Realeza” como “dioses” permaneció como religión simbólica para los Homo sapiens comunes que trabajaban para ellos, y a los cuales debían tratar como “dioses”. Esa tendencia de los homo sapiens a considerar a los genetistas como “dioses” obstaculizaba gravemente la buena influencia con cepas inferiores.

Las cepas Homo sapiens se establecieron en Dalamatia, la tierra de Lem en el Pacífico —también conocida como Lemuria, la primera capital del Planeta—, y en la región de la Mesopotamia. También se establecieron en distintas islas y en la Atlántida, donde cepas de colores y estratos se habían establecido cerca de un millón o más años atrás. En las cercanías de Dalamatia o Lemuria, —la primera capital de la Tierra—, se desarrolló una cultura avanzada, enseñaron a las cepas Homo sapiens inferiores, a cocer, hervir y asar los alimentos y los medios de evitar enfermedades. Durante un periodo de unos 100 mil años, la “Realeza” y las cepas, tuvieron un periodo de armonía y donde todos vivían en paz. La participación y el papel que pudieron desempeñar las cepas Homo sapiens en los eventos ocurridos con la “Realeza”, han sido muy confusos.

Pronto comenzó una rápida multiplicación y empezaron los problemas para la “Realeza”, porque no podía manejar la población cada vez más numerosa. Se estableció un sistema de gobierno de acuerdo al que existía en su mundo y se permitió a los Homo sapiens sapiens que vivían en “Templos-comunidades” a adaptarse a sus religiones, de ese modo, las cepas Homo sapiens sapiens se adaptaron a la religión de sus “dioses”, y a las actividades que solían abarcar creencias y prácticas sobre cuestiones de tipo existencial, moral y sobrenatural. Estas relaciones sociales ejercieron una gran influencia sobre otras cepas más remotas de la Mesopotamia.

Cuando se sumergió Dalamatia, la capital albergaba una cultura avanzada de Homo sapiens avanzados, pero también albergaba una cultura inferior de sangik renegados que convirtieron el templo de los dioses en una capilla consagrada a falsos dioses de luz y fuego. La raza sangik fue relativamente industriosa, —cuando residía fuera de las regiones tropicales—. Pero sin embargo, hubo una dilatadísima lucha entre los perezosos sangik, devotos de la magia y los apóstoles del trabajo. Dalamatia desapareció bajo el océano en los tiempos de los experimentos pleyadianos. Olas oceánicas enormes azotaron la capital y la sumergieron bajo las aguas. No volvió a emerger y se borraron todos los vestigios de la noble cultura de aquella época.

Siguiente tema 4ta. Parte: La implantación Genética y conclusión de los Pilares de la Evolución

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s