El Reino Humano 4ta. Parte

La implantación genética
Cuando los Pleyadianos exploraron el Planeta Tierra Mar Azul, antes necesitaron lugares adecuados para preparar lo que venían a hacer y esos lugares, necesitaban estar en determinadas alturas para hacer los preparativos de lo que querían lograr. Los Pleyadianos necesitaban que la zona fría fuese fría, y ésa fue la razón por la cual eligieron las montañas de Lemuria, —hoy se le conocen como Archipiélago de Hawaii—, pues necesitaban que la región estuviese a más de 10.000 metros de altura.

¿Existía el proto humano en Lemuria?
La respuesta es que tuvo que ser creado simultáneamente con la siembra del ADN divino. De modo que lo que los Pleyadianos hicieron fue iniciar las semillas del cambio de la “infantil humanidad” al ADN divino.
Los científicos desconocen que el marco temporal aproximado de la siembra de la iluminación, comenzó literalmente en el Planeta hace aproximadamente 200 mil años atrás. El concepto de la “siembra divina” se produjo durante esa etapa, y metafóricamente se podría decir: —“Se empezaron a arar los campos e iniciar la siembra”—. El proto-humano Homo sapiens está en el Planeta desde hace 100 mil años, se alimentaban, tenían relaciones sexuales, hacía sus necesidades, etc., pero no tenían pensamientos abstractos, prácticamente estuvieron miles de años sin ninguna “chispa” en su decodificador. Era la Edad de Piedra, el período de la prehistoria que abarcó desde que los proto-humanos empezaron a elaborar herramientas de piedra hasta el descubrimiento y uso de metales

Las “chispas” encarnaban en los proto-humanos Homo sapiens, pero sucedía que su decodificador no había despertado a los pensamientos abstractos, —es decir, no eran aptos para transmitir pensamientos abstractos—, pero hace aproximadamente 100 mil años atrás, empezó todo. Los Pleyadianos visitaron a nuestro Planeta Tierra Mar Azul que era pacífico y los proto-humanos Homo sapiens los recibieron como en un jardín. La “infantil humanidad” del Planeta era un grupo, una variedad como el resto de la evolución, no se conocían entre sí, los del norte no tenían ni idea de la existencia de los del sur, no se habían encontrado nunca. Pero los visitantes Pleyadianos aportaron el conocimiento de la oscuridad y la luz, y dieron a conocer el proceso del libre albedrío en la “infantil humanidad”.

Los grupos proto-humanos que existían en el Planeta sólo se preocupaban por las cosas que podían sacar de la Tierra y cientos de grupos ni siquiera se habían visto y sin embargo profetizaron lo que podía ocurrir en el futuro con la llegada de los genetistas, y antes de que llegaran, existía en el Planeta una gran variedad de proto-humanos raciales que aseguraba la supervivencia humana. Estuvieron presentes en el Planeta hasta 26 tipos de Homos raciales, pero a través de procesos evolutivos normales con el tiempo se redujeron a 17 tipos. Los Pleyadianos eran ingenieros genetistas y se dedicaban a hacer experimentos con los seres humanos en diferentes mundos,

Cuando los pleyadianos llegaron, comenzó lo que se puede llamar la “siembra de la humanidad”. El objetivo de los Pleyadianos fue el aporte y la implantación del “ADN del cósmico” a la raza humana, para demostrar el avance colectivo de la genética a través de nuestros ejemplos vivientes como miembros de la Raza. La implantación del “ADN del cósmico” fue lo apropiado en el marco temporal de la siembra evolutiva. Se plantó en el Ser Humano para tener el conocimiento de la luz y la oscuridad, y el proceso estuvo al paso “very slow” durante 110 mil años de evolución.

La metáfora del Jardín del Edén, tiene que ver más con los Pleyadianos, que con cualquier otra cosa, pero no tiene analogía con el “Adán” de la Biblia, el cual sólo tenía la implantación del “ADN y el soplo de la vida. Hay que honrar a los Pleyadianos por la creación del “Segundo Adan”, aquellos a quienes llamaban en la antigüedad, los padres espirituales. A partir de la trasmutación, los Homo sapiens sapiens quedaron genéticamente muy cercanos a los genetistas, se podían cruzar con ellos sin problema. Esto sería, en líneas generales, el inicio de la evolución del Homo sapiens.

La Raza Humana fue creada al mismo tiempo que la siembra de la humanidad con el ADN Pleyadiano. En este proceso, muchas cosas ocurrieron simultáneamente y de ese modo, el “Segundo Adan” paso a entrar en el terreno de la consciencia galáctica y visión cosmológica de la vida. Éstos son los atributos del trabajo de los Pleyadianos hace 200 mil años, y fue hecho cuánticamente y de una forma, que los humanos actuales no tenemos conciencia.

¿Cuál era la realidad de las tribus antes de la implantación genética?
Algunas regiones eran pobladas por cepas primitivas que apenas si habían rozado el umbral de la inteligencia. —Eran algo similar a la anterior raza Cromagnon—, y sólo tres cosas ocupaban la mente de las cepas: Agua, cazar para obtener sustento y pelear para vengarse de alguna injusticia o insulto real o supuesto, del cual había sido objeto a manos de cepas vecinas. La Raza Neandertals hizo pocos progresos en su intento de producir un nuevo tipo de raza más inteligente, y durante casi un cuarto de millón de años continuó cazando y peleando, mejorando esporádicamente en algunos campos, pero en general, fue degenerando la raza en comparación con sus antepasados proto-humanos. Todo cuanto tenía que ver con ello giraba en torno a esas tres cosas, que era impulsado por su sistema de creencias.

¿Hace unos 200 mil años atrás, existía el Ser Humano?
En los inicios, los Pleyadianos tuvieron muchos conflictos con los grupos que se peleaban entre sí, y con otros visitantes extraterrestres que querían tener control, y al no lograrlo, casi destruyen el Planeta. Esto era un dilema para los Pleyadianos cuando llegaron, porque tenían que cambiar el ADN en las cepas tribales, tenían que cambiar la siembra de su ADN en las cepas, para admitir su complemento “divino”. De ese modo, las cepas humanas tuvieron que ser creadas simultáneamente con la siembra del ADN “divino”. Implantaron en el decodificador de las cepas primitivas, un “tip flash” para desarrollar la mente analítica. —El decodificador es un órgano ubicado en el córtex cerebral que trabaja con descargas sinápticas en los “chips neuronales”—. A partir de ese implante, la evolución de las primitivas cepas humanas se aceleró, se hizo “very fast” y empezaron a llamarse Homos sapiens sapiens.
Los genetistas Pleyadianos comprendieron que no convenía hacer una transformación repentina, o la elevación masiva de las primitivas cepas. Comprendían el carácter lento y evolucionario del progreso humano, y también comprendieron que la evolución de las primitivas cepas era lenta, y prudentemente se abstuvieron de todo intento radical para modificar el modo de vida de las cepas humanas en el Planeta. De modo que lo que hicieron, fue implantar las semillas del cambio del ADN divino en la “infantil humanidad”. Pero solo existían algunos grupos de cepas dotados con 23 cromosomas y para el experimento usaron las cepas que quedaban. Las cepas los más evolucionadas con respecto a los otros clanes que existían, los cuales eran prehistóricos proto-humanas que habitaban en las montañas de la región. Existían varios tipos de clanes que moraban en las Montañas.

Los individuos de los clanes, eran por entero diferentes entre a los tipos que habitaban las montañas:

Los “sikhs”: constituía la sepa más misteriosa y belicosa que topaba en la región de Barad-Dur.

Los “errulares”: Componían el primer clan que se encontraba en las vertientes de las montañas. Eran semi-salvajes, vivían en cuevas en grupos de tres o cuatro familias y se alimentaban de raíces.

Los “kurumbes”: Componían el segundo clan, vivían en las vertientes, más arriba de los “errulares”. Se dividían en dos grupos. Los kurumbes simples vivían en chozas en forma colectiva y los mulu-kurumbes de estatura reducida, que a menudo no superan los tres pies, vivían en nidos en los árboles a semejanza de los monos.

Los “kochtares”: Un clan muy estraño, eran salvajes y primitivos como los clanes de los grupos anteriores. Vivían como topos, en covachas construidas con tierra y en los árboles. No tenían distinción de casta, pero poseían el secreto para la preparación del hierro, algo que no conocían los otros clanes que moraban en las vertientes de las montañas.

Los “baddagues”: De los clanes que habitaban en las montañas, estos eran los más numerosos y más evucionados. Se dividían en varios clanes dedicados a la agricultura. Las cuatro clases no tenían nada en común, eran los representantes de los últimos sobrevivientes de la raza prehistórica proto-humana que habitaba en Planeta. Al final de las migraciones dejaron de existir algunas cepas raciales.

Los genetistas Pleyadianos realizaron pruebas de ingeniería, eligiendo a los homo Sapiens los clanes primitivos para darle forma como trabajadores mineros. El método empleado para el proceso, fue elegir entre los más evolucionados, pero sin mente analítica. Emplearon la genética para dar imagen a las cepas y crear así, una raza de trabajadores lo suficientemente fuerte e inteligente como para poder extraer el oro y demás minerales que necesitaban. Pero hubo de transcurrir otros 50 mil años, para que el desarrollo de la nueva estructura genética y ser adiestrados en la construcción de aldeas en torno a las bases de extracción del oro. Al final de los experimentos dejaron de existir algunas cepas raciales por agotamiento de su ADN. Se puede deducir que el marco temporal aproximado, la siembra de iluminación en el Planeta comenzó en esa época con la implantación de un nuevo ADN Divino.
El trabajo de ingeniería fue modificar el código y detonarlo por una vibración de aceleración. Hicieron que su estructura simiesca fuera más parecida al homo sapiens. El cerebro fue fecundado, —si así puede decirse—, y de ese modo se produce la coordinación entre el cerebro y la mente. Otorgaron a un grupo de cepas, el don del análisis y dejaron a otros seguir el curso normal de desarrollo evolutivo. Y en la medida que se fue modificando la mente a nivel genético, se creó el neocórtex y se fue generando la mente analítica, donde radican los pensamientos abstractos.
No trasformaron a las cepas Homo sapiens, pero sí hicieron su evolución “very fast”, es decir, la aceleraron para que fuese de forma natural y normal. El segundo Adan con el decodificador y la estructura modificada podía a tener un potencial amplísimo, un mejor concepto, una mente conceptual elevada y pensamiento abstracto. El decodificador potenciado permitió a permitir tener un espíritu conceptual más elevado. La aceleración hizo que su estructura física también se fuera desarrollando, manos más hábiles, la mandíbula más retrotraída, la dentadura menos prominente, perder vello, y tener un cerebro más prominente. Mediante este proceso, se creó un Ser Humano de 23 cromosomas, cuando todo lo que había alrededor eran 24 cromosomas en los mamíferos convencionales. Los genetistas fusionaron porciones de su ADN para crear 23 cromosomas.
Este fue el elemento que los Pleyadianos dieron a los primitivos, usando parámetros evolutivos dieron un ADN modificado a los primitivos Homo sapiens, que hizo que con la implantación y el aprendizaje fueran adiestrados con una técnica para terminar con la evolución “very slow”. De ese modo surgió el nuevo Ser Humano que existe espiritualmente con una parte de Dios en su interior, y un ADN con 23 cromosomas en vez de los 24 comunes que tienen todas los demás unidades biológica en evolución. El Homo sapiens sapiens convivió miles y miles de años con el Neanderthalensis y ambos despertaron al pensamiento abstracto.

Para lograr la trasmutación, los Pleyadianos requirieron varias generaciones de ensayo y error, aun cuando hoy la evolución humana parezca normal. Hoy el decodificador del Homo Sapiens Sapiens tiene un potencial amplísimo. Los Pleyadianos trasmutaron con éxito el trabajo de ingeniería e hizo que pasáramos de homínidos a ser Homo sapiens sapiens. Fue un nuevo diseño Divino que se implanto en los niveles cuánticos que existían en estructura bio-electromagnética, neuro-fisiológica de las cepas primitivas, las cuales progresivamente, fueron activadas durante el periodo de aceleración del “ADN cósmico”.

De este modo, la evolución se hizo “very fast” y los seres humanos fueran más inteligentes, más creativos e ingeniosos. Otras culturas evolutivas también han intervenido en el Planeta manipulando genéticamente la semilla original de las cepas Homo sapiens, para acercarla más a su propia estructura genética, y quedar una sola especie en evolución. Pero los Pleyadianos crearon al nuevo arquetipo, fue una metamorfosis, de modo que la raza humana pudiese tener una duración de 10 a 20 millones de años como los humanos de las Pléyades.

La “creación de un nuevo tipo de Humano”, puso en marcha el motor esotérico del patrón de vida espiritual en el Planeta Tierra Mar Azul, en la que entonces, las cepas humanas comenzar a medir la energía del alma, una energía cuántica de espiritualidad. Fue creado desde las cepas primitivas un nuevo ser humano a imagen y semejanza de los Pleyadianos. Ellos dicen que son nuestros ancestros, pues aportaron su ADN para el surgimiento de la Raza Humana, por lo cual, se les conoce como nuestro grupo seminal. Tienen una biología como la humana, pero su desarrollo tecnológico y espiritual es superior al que existe en el Planeta Tierra Mar Azul.

Las migraciones de las “razas míticas”
La Migracion lemuriana: Los lumurianos fueron humanos que habitaban Dalamatia, la primera capital del Planeta Tierra Mar Azul. Vivian en las cadenas montañosas de Lemuria, donde ocurrió el evento del hundimiento. Fue una raza que tenía piel muy gruesa, amigos del frío y moraban en lugares altos, más bien helados. Prácticamente la raza tenía el Planeta a su disposición y sin embargo eran muy pocos seres. El evento del hundimiento ocurrió hace alrededor de 85 mil años, cuando se produjo una anomalía geológica en el Océano Pacifico, y el continente de Lemuria se hundió bajo las olas. Después del hundimiento, la gran mayoría de lemurianos “piel roja”, quedaron viviendo en las cimas de las montañas heladas sin poder salir de allí, —unos 25 mil lemurianos, parte de los que escaparon sobrevivieron—. Lemuria sucumbió, quedando algunas montañas e islas, las cuales son conocidas actualmente, como Kauai, Oahu, Molokai, Maui, y otras que constituyen el conocido Archipiélago de Hawaii.

A raíz del hundimiento los lemurianos viajaron hacia otras tierras. Viajaron por toda Siberia, China y Asia central, los rojos y amarillos se mezclaron hasta cierto grado, y la prole de esta unión se trasladó por la costa del mar meridional por el Oriente, a la larga, fueron empujados hacia las penínsulas e islas cercanas. Los “piel amarilla” ocuparon las regiones centrales de Asia oriental y se diversifico en una prolífica raza amarilla a través del apareamiento con otras razas de color. Estos son los hombres “piel amarilla” hoy en día. Otros sobrevivientes se trasladaron a Europa y la Región de la India. Las cepas más puras de los “piel azul”, fueron “absorbidos” por otras razas y mediante un leve cruzamiento, crearon los “cara pálidas’, los cuales habitaron originalmente en las regiones septentrionales de Europa e Islandia.

Otros hicieron travesía hacia la tierra de Sínar y la región del valle del Nilo bajo, conocida como Tierra de Egipto, pero los grupos “pieles rojas” en otras regiones del Delta, no llegaron a fraternizar plenamente entre sí. Los descendientes de los “piel azul” se ”difumino” con los “piel amarilla” y los “piel roja”. La India alberga una mezcla de las cepas secundarias de la sangre sangik; un tipo moreno, mezcla de “piel roja” y “piel amarilla”, que ocupa las islas de la costa asiática. La raza “piel indíga” fue a dar al Medio Oriente y el África.

Comentan leyendas orientales, que antes del descubrimiento del continente de América por los europeos, existía, una tierra no explorada conocida como ”Patala”, que no forma parte de la topomínia asiática, una tierra aun no explorada y localizada al Sur del Planeta. Después del hundimiento de Lemuria, los sobrevivientes “pieles roja” que llegaron a ”Patala”, provecharon la congelación para cruzar el estrecho y llegar al noreste de la nueva tierra. Aprovechando la congelación de la superficie del Mar de Ártico, lograron cruzar a salvo un istmo congelado que separaban en este momento el paso hacia la nueva tierra. Fue un paso a través del océano, porque en esa época, el hielo en el Mar Ártico alcanzaba su grado máximo y las barreras marinas y fuertes vientos, fueron impedimentos para el flujo de las cepas migratorias. Las dificultades por el avance del hielo en mar obligaron a los inmigrantes a buscar una tierra mejor, un nuevo lugar de residencia. —Fueron a una tierra conocida actualmente como Groenlandia—, Subidas escarpadas y nevadas, picos, valles y desiertos serpenteaban las rutas del flujo migratorio.

Muchos clanes tribales “pieles roja” viajaron a través del desierto hacia la costa. Aún existen dibujos de los nativos grabados en la roca, que están dispersos por valles y desiertos. Estos fueron los pasos más cortos para llegar a las nuevas tierras, las que los conduciría a nuevas oportunidades de las cepas migratorias. Otras cepas rojas aprovechando también la congelación, llegaron hasta el Noreste del continente, pero sucedió que después de cruzar por un estrecho del Mar Ártico, este se hundió, y los lemurianos quedaron aislados, no volvieron a entrar en contacto con cepas de otras razas, —a excepción de los “pieles roja” que habitaban Alaska—. Los primeros grupos pacíficos de familias migratorias se, unieron por lazos de consanguineidad, —un conjuntos de parientes que tenían un antepasado común, eran leales a creencias religiosas o hablaban el mismo dialecto—, y éstos posteriormente evolucionaron para convertirse en el clanes, en tribus “piel roja”, en comunidades territoriales y después, en naciones “pieles roja”

Los lemurianos de América jamás volvieron a las islas del Pacifico. Los “pieles roja” fueron tribus que amalgamaron con todas las cepas que encontraban en el sureste de Alaska, una tierra de lobos envueltas en niebla fiordos, glaciares, “tide wáter” y lleno de flora y fauna e islas. Los descendientes más puros de los “piel roja” estaba formada por mesoamericanos, unos 500 clanes tribales cazadores y recolectores distribuidos por toda las regiones septentrionales de Groenlandia y el Norte de la América. Otros clanes “piel roja” nómadas, ocuparon el territorio del Nordeste, viajaron a través del desierto hacia la costa, pero no fundaron ciudades ni centros ceremoniales. Otras cepas fueron a vivir bajo tierra, se establecieron debajo de una montaña en el Suroeste de la tierra del Norte.

Posteriormente, alrededor de dos mil cien años después de llegar la cepa “piel roja”, una parte se amalgamó con descendencia de la “piel azul”. Esta unión resultó beneficiosa para los clanes nativos establecidas en Nordeste. En 1507, un geógrafo y cartógrafo alemán publicó un libro sobre la tierra de ”Patala”, con en el que el nombre de la “New América”. En el año 1492 Cristobal Colón descubrió la nueva tierra de ”Patala”, y en su segunda expedición en 1494 al Nuevo Mundo llego a Jamaica, a la cual el navegante italiano Américo Vespucio bautizo con el nombre de Continente de América. Tiempo después, los europeos siguieron llamado América al continente que el cartógrafo alemán erróneamente pensó haber descubierto.

En el año 1621, años después del descubrimiento del nuevo continente, llegaron a Plymouth un grupo de peregrinos europeos a bordo del barco Mayflower . La travesía los peregrinos en el Mayflower, trajo consigo muchas de las enseñanzas y tradiciones de su origen europeo. Hicieron contactos con los “pieles roja” mesoamericanos para conocer sus actividades en la nueva tierra. Los peregrinos llegaron sintonizar su llegada como una fecha histórica y la establecieron como:

El Día de Acción de Gracias “Thanksgiving Day”, el cual sirve como recordatorio de gratitud al Creador, por la llegada al nuevo continente. Dado que al principio los peregrinos no tenían suficiente comida para alimentar a la mitad de la colonia, entonces una cepa nativa de la región denominada “Wampanoag”, los ayudaron dándoles semillas y enseñándoles a cazar. Históricamente, los antepasados de los peregrinos han seguido celebrando el Día de Acción de Gracias, junto a la comunidad “Wampanoag” y otras cepas “pieles rojas” mesoamericanas, los cuales también celebran ese día como inicio de la temporada de la cosecha.

Con el tiempo los peregrinos se dedicaron a colonizar y comenzaron a perder de vista las enseñanzas que habían traído, por lo cual hubo una gran decadencia de la cultura intelectual y espiritual aportada a los “pieles rojas”. El mismo año el Mayflower zarpó nuevamente para volver a Europa.

Durante la colonización, la raza roja perdió la oportunidad de ”disfuminarse” y emparentarse con los “cara pálidas” para mejorar su especie. De este modo, los “Wampanoag” perdieron la oportunidad de mejorar la especie, ya que mediante el cruce racial, se podía obtener una raza más pura y fuerte, porque las distintas razas son portadoras de factores hereditarios superiores. Después, con el tiempo los “Wampanoag” se fueron rodeando de círculos concéntricos de miedo y recelo hacia los extraños “cara pálidas”. Durante en esa etapa, los “pieles rojas” no podía dominar a los “cara pálidas”, y tampoco quería de buen grado estar a su servicio, por lo cual llegó a ser costumbre de los clanes pelear con los peregrinos para no ser esclavizados.

Con el tiempo, los “cara pálidas” emprendieron campañas hacia la “Conquista del Oeste”, y a desfigurar sitios históricos de los grupos tribales, sin agregar a las pérdidas culturales sufridas desde llegada por primera a la tierra de Plymouth. En 1763 un jefe “piel roja” llamado “Ottawa” junto a los “Wampanoag”, llevaron a cabo importantes rebeliones contra los colonizadores británicos. Iniciaron guerras con tanta violencia, que pareció que acabarían con la extinción veloz del resto de la raza roja relativamente pura. Actualmente casi no existe la raza roja pura, la mayoría de los clanes se integraron a la cultura de la raza meso-norteamericana.

Las migraciones a Mesoamerica
Los primeros “pieles rojas” ocuparon las regiones del Oeste de América. Una segunda ola migratoria de cepas rojas más organizadas se trasladó a una nueva región del continente, —a las tierras conocidas como Mesoamérica—, la cual comprende la mitad meridional de los territorios conocidos en la actualidad como: México, donde se unieron pequeñas cepas de sabios iniciados ”piel amarilla y roja” para desarrollar civilizaciones. Los sabios ”piel roja” iniciados, conocidos como los aztecas fundaron Tenochtitlan, la capital del imperio Mēxíhco, también fundaron otro centro poblado llamado Chichén Itzá. Los sabios iniciados fueron una rama descendiente de los chanes o putunes de Lemuria y los cocomes, junto con los itzaes y los tutul xiues, una cepa rojas conocidas como “los del linaje”.
Tenochtitlan una de las primeras las grandes civilizaciones precolombinas fundadas por los sabios iniciados de Lemuria también fundaron otras ciudades, entre ellas, Peten, Tayasal, Tikal, Siaan Ka’an, Sian Ka’an Bakhalal, Nakbé, El Mirador y otras, como la primera fortaleza de Akakor. Uaxactún y Tikal fueron los centros ceremoniales más poderosos. Al acercarse a su fin las migraciones lemurianas, las cepas ”pieles roja” de los cocomes y putunes vivieron una época de expansión, y alcanzaron a través de diversas migraciones. Años después emigraron a la costa oriental de la Península conocida como Yucatán y fueron los responsables de la construcción de ciudades en la región. También colonizaron otras regiones de meso-america, los territorios conocido actualmente como Guatemala, Guatemala, El Salvador, Belice, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.
El área de la cultura precolombina, incluye algunas de las civilizaciones más complejas y avanzadas de las Mesoamérica. Las civilizaciones mayas y aztecas fundaron grandes centros de población y centros ceremonias, donde tenían la costumbre de inmolar cada año millares de prisioneros de otras cepas en las aras de los templos de Huitzilopoctli y Tezcatlipoca. Los aztecas y mayas decían que la sangre era el alimento de los dioses, y que continuamente les pedían nuevas víctimas y sangre, que ellos se apresuraban a suministrar.

Tambien las cepas rojas Olmeca, Teotihuacana y una rama denominada Tolteca, descendiente de los tantunes, fundaron grandes centros de población y cuyas principales fueron, Teotihuacán —el primer centro urbano Mesoamérica, contaba con una población de unos 200 mil habitantes—, Huapalcalco, Tulancingo y Tollan-Xicocotitlan. Existen las regiones de Meso y Sur America cuevas míticas que ocuparon las civilizaciones Mayas-quithes, Nahos, Muiscas, Incas y los primitivos pueblos de Ti-huan-aco. Los restos de dichas cuevas se pueden definir como las cuevas de: Pacaritambo, Chicomotzos, Aztlan, Chalchas, Tlahicas, Trascaltecas, xochimilcas y acopitas, en las regiones de Meso y Sur america

La cepa ”roja” de Mesoamérica fue una cultura dominante, cuya influencia se extendía a otras regiones y al sureste en la península de Yucatán, lo que actualmente se conoce como territorio de México. En época reciente, en el año 1513 (d.C.), un conquistador de origen español llamado Ponce de León, avistó América por primera vez trayendo consigo las enseñanzas y tradiciones de la cultura europea, pero las relaciones de los españoles con las civilizaciones azteca, tolteca y maya, fueron muy controversiales.

Las migraciónes atlantes
Una vez, transcurrido algun tiempo, sucedió el hundimiento de la Atlantida hace alrededor de unos 24 años mil años adC. El evento ocurrió miles de años después del hundimiento de Lemuria. La conmoción fue tan grande, que la Tierra se sacudió durante muchos años y los escombros estuvieron flotando en la superficie de la aguas durante años. La hecatombe de la Atlántida fue por un experimento que trajo la destrucción de la ciudad. En la Atlántida llegaron a vivir los Homo sapiens. Fue una de las pocas civilizaciones habitadas por seres con un ADN similar al actual.

La India fue la cuna de la estipe egipcia, pero su cultura no fue, sino una mera coincidencia. Egipto tomo infinitas cosa de la india, y existen pocos hechos acerca de la vida de los faraones en la India.
Los egipcios emigraron de Asia mucho antes del hundimiento de Delamatia, y después de atravesar la Península de Sinai, el mismo puente de los sobrevivientes de la Atlántida, encontraron su nueva patria en las orillas del Nilo.

A raíz del cataclismos que destruyo la ciudad, y cuando los últimos remanentes de la Atlántida se hundieron bajo las olas, muchos sobrevivientes hicieron la travesía hacia nuevas tierras, se trasladaron a regiones del Medio Oriente, —se designa como Medio Oriente a una región equivalente aproximadamente al sudoeste de Asia—, y hacia la ciudad de Thonis-Heraclion, —actualmente sumergida en la bahía de Abukir en territorio de Egipto—. La ciudad sirvió como primera parada y puerta de entrada de las migraciones de la Atlántida a Egipto y Europa.

Cientos de sabios sacerdotes y sacerdotisas de la Orden Blanca fueron instruidos de llevar sus Virtudes Divinas específicamente magnetizadas a otras regiones del Planeta. Una cepa de sabios sobrevivientes de la Atlántida se trasladó la India, a la región de las Montañas del Nilguri, y otros a instalaciones subterráneas de la “Tierra de Sinar”. Los sacerdotes sobrevivientes de la “Orden Toddes” emigró a Nilguri. —Los sabios sacerdotes Toddes se dividían en dos clases principales. La primera, los sacerdotes conocidos con el nombre de “teralli”. Los que forman parte de dicha clase, se consagran al servicio de los búfalos y siguen fieles a la Luz del Conocimiento. La segunda, la de los “kutti”, es decir los simples mortales.

Otras cepas ”piel roja” migratorias de gran fuerza física, migraron a otras regiones de la India y Europa, y también a lo largo de la costa, a las tierras de la Mesopotamia. En esas regiones absorbieron a las otras cepas locales, mejorando considerablemente a la población por medio de la amalgamación racial. Al final de las migraciones dejaron de existir algunas cepas raciales. Otros sobrevivientes se fueron al Monte Shasta, en las tierras conocidas actualmente como Norte América, donde era más fácil vivir bajo tierra que en la superficie. Las cepas ”piel roja” ocuparon la India y Norteamérica, y las cepas ”piel amarilla”, el Asia oriental. Una parte de la cepa ”piel índiga” fue a parar al África, La cepa ”piel azul” fue ”disfuminada” y mediante un leve cruzamiento, origino los “caras pálidas” de la 5ta. Raza Aria, —denominada raza blanca—, la cual habita el extremo de las regiones septentrionales de Europa e Islandia.

La India alberga una mezcla de cepas secundarias de los sangik; y el hombre moreno o ”piel índiga”, fue una mezcla de ”piel roja” y ”piel amarilla”, que ocupo las islas frente a la costa asiática. La historia de la India remonta a más de 5 mil años. Desde una cepa ”piel roja” de la civilización de Harrapan, hasta los tiempos actuales la India ha cubierto un largo viaje. Los recordatorios de este largo camino son distribuidos por toda la India. El territorio ha sido testigo de una serie de invasiones. Desde los turcos, mogoles, holandeses, franceses y británicos, la historia de la India está repleta de casos de colonizaciones e invasiones.

Otra cepa amalgamada de potencial un tanto superior ocupó las tierras altas de Sudamérica. Los ”pieles roja” más puros habitan el extremo de las regiones septentrionales de Groenlandia y el nordeste de Norteamérica. Los “vikingr” nórdicos, una cepas secundaria de sobre vivientes de la Atlántida, —El nombre elude a una raza blanca denominada vikingos—. Marineros y guerreros de raza blanca del Norte de Europa. Fue una cepa que participó en expediciones de ultramar y durante los períodos de avance glacial, casi llegan a ser arrojados al mar.

Los vikingos fueron los primeros aventureros marinos, que ocuparon el noroeste de Europa, construyeron barcos y partieron a otras regiones en busca de nuevas tierras con esperanzas de que éstas estuvieran libres de las aterradoras eras glaciales. Experimentaron una verdadera tradición acerca de las repetidas invasiones glaciales y cuando sobrevino la sexta y última de ellas, los indujo a adaptarse al mar. Este pueblo nórdico se lanzó a la expansión en busca de tierras que conquistar o colonizar. Llevaron a cabo numerosas expediciones y fundaron ciudades donde se asentaron. Llegaron a Islandia y pasaron años viviendo en una franja angosta al sur de lo que es ahora la Isla de Inglaterra donde fundaron otras ciudades, pero la gran mayoría pereció de hambre y de sed en el mar abierto.

Migraciones a Sur América
Después de la desaparición de la Atlántida muchos sobrevivientes hicieron la travesía hacia las nuevas tierras donde dejaron de existir las cepas de ”piel verde” y ”piel anaranjada”, pero una raza amalgamada con un potencial un tanto superior, ocupó las tierras altas de Sudamérica y otros ocuparon los territorios de mesoamerica. Otros se fueron a vivir en las tierras conocidas actualmente como Sureste de América, donde era más fácil vivir bajo tierra que en la superficie. Unas cepas ”pieles roja” ocuparon los territorios Norte y Sur de la América.
Otros sobrevivientes llegaron a las tierras de la región del altiplano al sureste del lago Titicaca –regiones conocidas como Bolivia, Chile y Perú en America del Sur—. En el altiplano fundaron la ciudad de Tiwanakú y otras siete construcciones arquitectónicas importantes llamadas Kalasaya, Templete Semisubterráneo, Pirámide de Akapana, Portada del Sol y Puma Punkú en la región del Perú, donde fue fundado el Imperio denominado Inca, el cual floreció en la cordillera que recorre todo el lado Oeste del continente de la América del Sur.
El Imperio fundado por una cepa ”pieles roja”, denominado Inca o de Cuzco en la región del Perú, fue otra de las grandes civilizaciones precolombinas, donde aún existen grandes, imponentes y enigmáticas estructuras, entre ellas Machu Picchu, una estructura con muros de piedra, la cual todavía conserva su estructura en buenas condiciones. —Inca fue el nombre que se dio los pobladores rojos de Cuzco en la región de América del Sur—. En los años iniciales de la conquista de América, llego a esa región un fiero conquistador español llamado Francisco Pizarro, el cual tuvo relaciones muy controversiales con los gobernantes y origino la decadencia del Imperio. Los antecesores del Imperio Inca están actualmente representados por la cepa patagona.
También surgieron en la América del Sur otras cepas ”pieles roja” llamado caríbales o caribes. Fueron cepas que manifestaron con un bajo grado de inteligencia. Era en conjunto de pueblos nómadas y cazadores que ocuparon la parte Norte de la región de Sur América, —conocidos en la actualidad como las regiones de Colombia y Venezuela—. Los caribes llegaron a habitar en las islas del mar Caribe, y también la región de Cozumel en la región de Mesoamérica. Estas sepas rojas se cruzaron entre sí y crearon una raza mucho más belicosa que los ”pieles roja” de la Región del Norte. Una raza ”piel roja” amalgamada denominada “Guaíqueries” de potencial un tanto superior, ocupó las tierras altas y bajas de América del Sur.
8,- La huida de Egipto:
En la época Antigua, Egipto en floreció una de las civilizaciones más antiguas y adelantadas en la historia humana. Fue donde se desarrolló la primera civilización egipcia conocida como Thonis-Heraclion. Esta ciudad jugo un papel importante en la antigüedad, fue la red de comercio a larga distancia entre Egipto y la región del Mediterráneo. La tierra sagrada de los egipcios fue Punt, aponsentada en la región de Chemi, —es decir, la tierra de los faraones—. Chemi y Punt fue un antiguo territorio descrito en los jeroglíficos.

Después del cataclismo de la Atlántida, muchos sabios Maestros de la Hermandad Blanca y sobrevivientes de otras cepas, hicieron la travesía hacia la región del Nilo y se establecieron en las tierras de Thonis-Heraclion. En dicha ciudad fueron guardados los registros con los acontecimientos que sucedieron en la civilización Atlante, y el legado dejado por los extraterrestres. Muchos sabios Maestros de la Hermandad Blanca moraban en la ciudad para custodiar los registros.

Las ciudades de Egipto en la época de los faraones, eran localidades cosmopolitas con una fuerte proporción de esclavos libres entre los habitantes. Punt fue la tierra original de los dioses, quienes la abandonaron durante la dinastía de Amon. La primera narración de una expedición a estas tierras se remonta al 2500 aC; fue enviada por el faraón Sahura, de la V dinastía para traer maderas preciosas, mirra, electrum, —una aleación de oro y plata—. También Pepi II, faraón de la VI dinastía, decidió enviar un barco al país de Punt. Dicha región, actualmente no ha podido ser localizada aunque el punto de embarque pudo estar en la costa asiática del mar Rojo.

Los israelitas, nombre de los descendientes del patriarca Abraham quienes vivían en la región del Sinaí, se trasladaron a las regiones del Nilo. Las tierras de Sinaí —el lugar de nacimiento de Abraham—, era en esos tiempos un gran desierto árido y caliente. Otros descendientes, los hijos del patriarca Jacob también se trasladaron a las regiones del Rio Nilo. —Un hijo del patriarca Jacob llamado José vivía en Egipto—. Tras su llegada a las localidades egipcias, los israelitas no contaba con un lenguaje conocido que hiciera eco entre el grueso de la población, pero aprendieron a valerse del alfabeto de otra raza, quienes también eran refugiados migratorios de otras procedencias.

También viajo a Egipto Abraham y su familia, el gran padre del pueblo judío. Migraron cuando el hambre hacía estragos en su país, Abraham y sus hijos llegaron a Egipto en busca de provisiones, cruzaron el istmo con todos los bienes que poseían y fueron hasta la región donde José, el hijo de Jacob desempeñaba un importante cargo. Los egipcios tebanos se magnificaron con los Israelitas, adornaron la narrativa de la creación del hombre, y les enseñaron que el faraón descendía directamente de los dioses.

Los egipcios hacían trabajar con dureza a los israelitas y amargaban sus vidas con el pesado trabajo de hacer barro y adobes, aparte de trabajar en los campo. Los trabajadores gemían a causa de esa esclavitud y lo mal que los trataban. Pero en cuanto más oprimían a los Israelitas, tanto más se multiplicaban y se propagaban, de manera que los egipcios se alarmaron a causa del aumento de la población. Pero un israelitas-egipcio llamado Moisés, —Su madre era de la familia real de Egipto—, negoció en forma diplomática con el Faraón la liberación y partida de sus semejantes Israelitas a la región de Canaán.

La partida de Tebas se hizo como se había previsto bajo la dirección de Moisés. Ningún otro líder había emprendido la reforma y elevación de un grupo de humanos israelitas, abandonados, deprimidos, rechazados por otra raza. El proceso, comenzó con un gran éxodo hacia nuevas tierras a lo largo de la costa, hacia las “tierras prometidas”. Moisés salió de Egipto y se estableció en la tierra de Mádian, pero después de la partida, el corazón del Faraón se endureció y ordenó salir a su caballería y seiscientos carros con sus conductores. Los egipcios, con toda la caballería, carros, gente a caballo y todo un ejército trataron de ancanzarlo, pero ya Moisés y su gente había llegado a la localidad de Pi-hahirot, cerca del al mar.

Entre los perseguidores y la gente de Moisés había más o menos un día de diferencia, pero estaban enfrentados. Por un lado el ejército del faraón que los perseguía casi pisándoles los talones, y por el otro el Mar Rojo. Pero no fue que Moisés invoco a su “dios” para cruzar el Mar de punta a punta, en realidad lo que sucedió es que cuando tenían que cruzar, hubo una gran sequía en la región de Pi-hahirot y las aguas quedaron divididas por la sequía. En una de las vertientes del Mar se formó un canal donde antes era mar, y por esa vertiente seca, la gente de Moisés pudo cruzar.

Pero ese mismo día sucedió algo insólito, después de cruzar Moisés y su gente, empezó a soplar un fuerte viento toda la noche, una gran tormenta que provocó la crecida de las aguas en una zona donde en 24 horas, puede producirse una gran marea. En cuanto cruzaron los israelitas el Mar Rojo, de inmediato las aguas volvieron a su cauce y arrastró al ejército egipcio que cruzaba. Las aguas se cerraron sobre ellos y muchos soldados egipcios en su afán de capturar a los israelitas, trataron de cruzar la correntada que los arrastró y perecieron.

Moisés y su gente hicieron el peregrinaje hasta la “tierra prometida por Dios”, localizadas al oeste de las regiones de Canaán. En el mes tercero después de la salida de Moisés de Egipto llegaron. Ese mismo día partieron desde Refídim al desierto de Sinaí donde Moisés acampó frente al monte. Allí Moisés subió para encontrarse con su “dios personal” al cual dio las gracias. Al estar establecidos en la “tierra prometida”, —tierras conocidas actualmente como Síquem (actual Nablus), Beerseba o Hebron, Cafarnaum y Jericó—, y dieron por sentado que serían ellos los primeros humanos que vivirían en esa “tierras”, lo cual fue una versión cristalizada en torno a Moisés. Años después lograron fundar la ciudades de Jerusalén y Galilea, y establecer el poderoso reino de Judá en la “tierra prometida”, —conocida en la actualidad como Palestina, donde fueron fundadas varias ciudades. También en la parte Norte del Éufrates y el Tigris.

Hechos históricos relevantes
¿Nos estamos perdiendo algo?.., pero no comentare sobre las civilizaciones más recientes, pues son cosas ya conocidas y documentadas. Solamente se hará referencias sobre algunos hechos históricos relevantes:

Sumeria y Dalamatia: Mirando nuestras primeras civilizaciones a través de un lente extraño y distorsionado, se puede decir que las primeras civilizaciones creadas por los Pleyadianos y sirianos, en la región de la Mesopotamia y Océano Pacifico, fueron y Sumeria Dalamatia

Mohenjo Daro: Poco se sabe sobre esta la civilización, pero se cree que fue una ciudad construida en el valle del Indo hace unos 4.500 años. El Valle del Indo es una extensión que abarca unos 1.000 mil km, donde se integran otras ciudades emparejadas con las caracteristicas de Mohenjo Daro.

Gonur-Tepe: Una antigua ciudad fortaleza que existió hace unos 4 mil quinientos años. Dicha civilización estaba localizada en el sitio conocido actualmente como, el desierto de Kara Kum en Turkmenistán. Fue un centro próspero y hogar de miles de seres humanos que emigraron después de la desaparición de la Atlántida.
Babilonia: Una antigua ciudad fundada hace unos 4 mil años. Fue la capital de la dinastías más antiguas de Mesopotamia, y una de las glorias del mundo antiguo. Sus murallas y míticos jardines colgantes figuran entre las siete maravillas. Era considerada como la cuna de la civilización y el lugar de nacimiento de la escritura y la literatura.

Sodoma y Gomorra: Dos ciudades fundadas por los israelitas en la época de Moisés, que después fueron destruidas. Existía en las dos ciudades un contingente de tripulantes veganos, —una raza extraterrestres de la constelación de Vega—, que quería someter a los sodomitas y gomorritas. Los habitantes consideraban a los veganos falsos dioses, y sabían que llevaban a sus naves a mujeres jóvenes para tener sexo con ellas, lo cual origino una revuelta donde mataron a algunos veganos. La desaparición de las dos ciudades se debe a la venganza de los veganos, quienes dispararon misiles en cada una de las ciudades. Después de la destrucción de las ciudades, la prosperidad de los sumerios en la Mesopotamia, atrajo a algunos a los israelitas migratorios de Sodoma y Gomorra, los cuales invadieron la región oriental hasta establecerse en un dominio definitivo.

Siddharta Gautama Buda: ―También llamado Sakyamuni fundador de la “Moyejúa Mahāyāna”, la rama principal de la religión budista y primer “gran iluminado”―. Se cree que vivió en la India desde 563 a.C, hasta 483 a,C. Fue una figura religiosa sagrada para dos de las religiones con mayor número de adeptos. En el hinduismo se le considera un avatar del dios Visnú. El término Buddha (बुद्ध) en idioma sánscrito significa: Despierto, iluminado, inteligente.

Rómulo fundador de Roma: Según cuenta una leyenda, En el año 735 aC, el historiador romano Varro enumera esta fecha como la fundación por Romulus, pero ―el 21 de abril del año 753 aC, es la fecha tradicional observada para la fundación de la ciudad, y cuyo nombre se dice, habría sido inspirado por el fundador. Romulus fue el primero de los siete reyes gobernantes, pero se cree que la ciudad de Roma surgió por los asentamientos de algunas cepas latinas, sabinas y etruscas, situándose los primeros habitantes en un sitio, —denominado las siete colinas—, en la confluencia del río Tíber y cercana al mar.

Jesús de Nazaret: Su verdadero nombre espiritual es: Ien-El. Según los cálculos de algunos estudiosos, Jesús de Nazaret tenía 36 años cuando fue crucificado por los romanos en Jerusalén, en el año 30 de la Era Cristiana.
Jesús en sus experiencias terrenales, al principio de su Ministerio tuvo las enseñanzas nósticas de los Esenios, pero no había adquirido la experiencia personal, que lo probara para hacer todo aquello sobre lo cual dirigir su atención, y cuando aceptó a las enseñanzas, tuvo que someterse a la Ley de comprobación, tal como tienen que someterse los seres humanos, porque en todos los tiempos y en todas las eras, la Ley de comprobación es la misma singular Ley en acción.

Jesús fue el fundador de la “vergataria” doctrina cristiana, —la rama principal de la religión católica—, y también conocedor de las enseñanzas nósticas de los Esenios, pero esas enseñanzas no fueron sido divulgadas, han permanecido ocultas por más de 2 mil años. Esta enseñanzas son la verdad, dentro y fuera, y arriba y abajo, son la verdad para experimentar una nueva vibración, una nueva dimensión, un nuevo estado de ser y un nuevo estado de creación, y desde la cual, se manifestará una nueva conciencia y una nueva comprensión de la vida en este mundo terrestre. Según los cálculos de algunos estudiosos, Jesús de Nazaret tenía 36 años cuando fue crucificado por los romanos en Jerusalén, en el año 30 de la Era Cristiana.

Origen del primer año de la Era Cristiana:
En el año 525 (d.C.) del siglo VI, un romano llamado Dionisio “El Exiguo” recibió el encargo de establecer el primer año de la Era Cristiana, porque hasta ese momento no se conocía. Dionisio eligió, según sus propias palabras, “designar la numeración de los años a partir de la fecha de nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo”. Pero se los romanos, en la fecha de datar el reinado de Herodes I el Grande, equivocaron en unos años. Posteriormente se estableció que Jesús había nacido 753 años después de la fundación de Roma, y no 747 años antes como realmente fue. —Es decir un pelón, 6 años antes del inicio de la Era Cristiana—. A mediados del siglo VI los romanos cambiaron el postulado de Dionisio “El Exiguo” y determinaron que, el día apropiado para comenzar a contar los años de la Era Cristiana, no era la determinada por Dionisio como el día de nacimiento de Jesús, sino el día que de acuerdo a la tradición judía, entró a formar parte de la familia de Dios. Por eso se decidió que el día de nacimiento de Jesús, fuese el 24 de Diciembre del año 1. Así de ese modo se originó el primer año de la Era Cristiana y el comienzo de la Era de Piscis.

El Profeta Mahoma:
Hacia el 570 dC, nació en La Meca, Mahoma el fundador del Islam. A través de una revelaciones, llegó al convencimiento de que había sido elegido como profeta por el único dios verdadero, Alá. Mahoma empezó a predicar la nueva fe, pero despertó una fuerte oposición. Por este motivo, resolvió huir de La Meca y dirigirse a Medina. Esta huida, la hégira, dio comienzo al calendario mahometano y cual se produce en el año 622 dC. Mahoma se impuso como jefe religioso del Islam e inició una guerra santa contra sus adversarios y pudo entrar victorioso en el año 630 dC en la Meca, donde fue purgada la Kaaba y sus ídolos, quedando la Meca y el Islam, como santuario central de la nueva fe.
Al morir Mahoma el año 632 dC, su religión ya se había impuesto en la mayor parte de Arabia. El Islam, la religión de Mahoma es esto: ”la sumisión a la voluntad de Alá”.
Está contenida en el libro sagrado de los musulmanes formado por las enseñanzas de que éste supuso recibidas de Alá.

Pirámides de Egipto: Asombra pensar que quienes pudieron construir las colosales pirámides, hayan sido dominados más de dos mil años por Roma, y antes aun por los persas y por Alejandro Magno. El Imperio Romano fue famoso por el poderío de los Césares, pero la decadencia y caída del Imperio, fue más que todo, al rápido deterioro del poder.

Destrucción de Pompeya: En la época del antiguo imperio romano, alrededor del años 79 (a.C.), en la ciudad de Pompeya y otra localidad vecina denominada Herculano, aconteció un evento trágico. Se originó una gran erupción del Monte Vesubio. Un flujo piroplástico de alto grado de temperatura que arrasó con todo y creó un infierno en las dos ciudades. Se estima que vivían, entre 12 mil y 15 mil personas en Pompeya y unos 4 mil en la localidad de Herculano. De los habitantes las ciudades solo quedaron algunos huesos, murieron sepultados por sus propios techos, asfixiados por los gases tóxicos de la erupción, o carbonizados por un flujo abrasador de roca y aire ardiendo.

La Ciudad de Shamballa: Fundada hace unos 5 mil a 6 mil años (a.C) en el Tibet, zona de Nepal. —Shamballa existió en líneas temporales adyacentes—. La Hermandad Blanca existía en la Atlantida, y en esa avanzada civilización, a los sabios maestros los citan como los emisarios de Shamballa. En la ciudad también vivían muchos seres espíritus de Luz encarnados y grandes pensadores, y la tecnología la usaban para el bien. Se trabajaban con tecnología extraterrestre y habían construido puertas dimensionales cómo las que existieron en la Atlántida. La que desaparición de Shamballa se debe a naves extraterrestre que llegaron al Planeta para traer tecnología y adelantos, pero quisieron someter a los habitantes de Shamballa, y aunque estos se pelearon contra ellos, fueron vencidos y aniquilados por tecnología superior extraterrestre, al final la ciudad finalmente destruida.

Atila y su huestes : Fue el último y más poderoso caudillo de Asia llamado el “Azote de Dios”.
Atila, procedente de esa región, fue un fiero jefe de la hueste de los hunos, —una cepa de la raza amarilla, probablemente procedente de Asia, aunque sus orígenes exactos son desconocidos—. Atila y su hueste en sus veloces caballos, devastaban a su paso las regiones por donde pasaban. En Europa cruzaron la región del Rin, pero fueron detenidos por las cepas germanas, francos, visigodos y borgoñeses, los cuales se unieron con los tropas romanas para resistir y vencer a Atila furiosa batalla.

Gengis Khan de mongolia: Kan fue un célebre guerrero y conquistador mongol que nació en las desoladas estepas de Mongolia. Unifico las cepas amarillas del norte de Asia y las cepas de la región de Mongolia, las cuales se unieron a él, y logró reunir un gran ejército. Fue el fundador del Imperio mongol, el más extenso de la historia y bajo su liderazgo, las cepas mongólicas comenzaron oleadas de conquistas por importantes reinos de Asia. Conquistaron varios Imperios del norte de China, el Imperio tanguta, el Kanato de Kara-Kitai, el Imperio jin y el Imperio corasmio. Las conquistas de Gengis Kan también se extendieron por otros vastos territorios, desde Europa Oriental hasta el océano Pacífico, y desde Siberia hasta Mesopotamia, la India e Indochina. Su vida fue una serie de batallas victoriosas, Después de consolidar sus conquistas, se estableció cerca del río Onon, —río con un recorrido a través de Mongolia—. En dicha región, todas las cepas amarillas lo reconocieron como único jefe.

La caída del Imperio Romano: Roma perduró como un paradigma del agotamiento y muerte de una civilización. En el Imperio Romano también eran frecuentes los sacrificios. En el ano 1527 d.C, las tropas alemanas saquearon Roma matando a mas de 4 mil personas, y en las Galias, los sabios druidas y prisioneros de guerra fueron inmolados sobre los dólmenes sagrados. Una serie de guerras entre el Imperio de los Habsburgo y la monarquía francesa, origino el saqueo de las obras de arte y literatura del Imperio Romano. Debido al evento de Jesús y la crucificación, Roma consiguió poder y grandeza y fue elegida como la sede del Obispo de Roma, padre de toda la Iglesia llamado el Papa. En el año 1506, se colocó la primera piedra de la Basílica de San Pedro en Roma, y según una teoría, la caída del Imperio fue debido a las invasiones bárbaras, las cuales fueron la causa de su derrumbe.

La disyuntiva emergente
El Homo sapiens fue una sola raza humana y todas las variedades que existieron no tenían nada de extraterrestres, eran oriundas del Planeta. Hace 40 mil años atrás, los Homo sapiens no eran los mismos, eran grupos tribales aislados en zonas geográficas, pero la Naturaleza tenía que quedarse con un solo tipo de humano, y el resultado de la implantación genética lo convirtió en un nuevo Homo sapiens sapiens. El tipo que existe hoy, necesitó que tuviera el “ADN del cosmos” traído por los Pleyadianos. El trabajo genético fue una trasmutación del código hecha por los “dioses” que vinieron del cielo para crear el híbrido, que luego sería el nuevo Homo sapiens sapiens evolucionando “very fast”.
Los Homo sapiens sapiens hecho a imagen y semejanza de los genetistas fueron corpóreos y relativamente humanos y empezaron a transmitir conceptos, —fue como algo se despertó en su decodificador—. Fueron y son seres extraordinarios, pues encarnan el plasma vital de la raza humana, el plasma del Cuarto Reino de la Naturaleza, el cual se fue trasmutando y diversificando en otras regiones y en nuevos patrones, expandiéndose por todas las zonas geográficas. Através de siglos y milenios, establecieron rutas comerciales e itinerarios con las largas caravanas que atravesaban el Asia Central, la India, la China y hasta el Himalaya con sus colosales montañas, valles y desiertos.
Se establecieron en distintas islas del Pacífico y una de ellas fue Lemuria, donde los humanos estuvieron viviendo un millón o más de años atrás. Los Homo sapiens sapiens también habitaron la Atlántida, la que por miles de años fue el asiento de la “raza atlante”, la raza que se desarrolló como un Ser Humano cuántico y sensible. —El término “raza atlante” se refiere a la 4º raza que habitó en la Atlántida—. En la historia del Planeta, muchas razas y formas de gobiernos aparecieron y desaparecieron, pero después de la desaparición de la Atlántida, el núcleo salvado formo la base para la creación de una nueva raza, la actual 5º. Raza Humana, —denominada también Raza Aria—. El núcleo sobreviviente de la Atlántida se fue diversificando, y estableció importantes civilizaciones en el Medio Oriente, Europa y zonas del Centro y Sur del continente, —conocido en la actualidad como la América—. La actual Raza Aria ha hecho grandes progresos, no hay retroceso y no lo habrá.

La disyuntiva emergente es:
Los Homo sapiens sapiens “trasmutados” son materiales pero sobrehumanos, siguen evolucionando a pesar de las falsas teorías que señalan, que desde hace 10 mil años la evolución humana se hizo “very slow”. La raza Homo sapiens sapiens ha vivido unos 100 mil años, pero está condenada a desaparecer, porque su expectativa de vida es de 2 a 4 millones de años. Si se resta la cantidad de años que ha vivido la raza, —aún le queda—, de un millón novecientos mil, a tres millones novecientos mil años. Esa es la expectativa de vida de la actual raza 5º Raza humana. El último homo en competencia fue el Neanderthalensis, y de acuerdo a la Ley de los ciclos, la raza está pasando actualmente por los ciclos medios y le corresponde al desarrollo de la mente.

La Atlántida fue el incentivo fundamental para la creación del Cuarto Pilar de la Evolución y el desarrollo de la actual raza humana en el Planeta Tierra, fue la 4º raza atlante la que inicio la evolución “very fast”, tras haberse reconstituido en el Planeta una evolución con hombres y mujeres singulares, sin ningún modelo de organización anterior, los cuales instituyeron en el Planeta Tierra el Cuarto Reino de la Naturaleza o 4º Reino Humano. De ese modo, la primitiva cepa Homo sapiens quedó primando en el Planeta. —Actualmente es así, el Homo Sapiens Sapiens, el actual ser humano de la Tierra.

En el futuro habrá una nueva raza como las hay en otros mundos, habrá otro homo más allá del homo sapiens sapiens actual y se denominará sólo Homo sapiens. Se eliminara el segundo sapiens porque no habrá otro Sapiens que compita. Se está produciendo un giro en la humanidad y en su conjunto, estamos siendo atraídos hacia arriba, hacia una vibración más alta, hacia un emergente Super Homo más evolucionado espiritualmente que dará lugar a la aparición de un Homo Noeticus, —un hombre conceptual—. La raza debe alcanzar ese punto culminante al final de la 5ta. Raza y pasara a llamarse 6º Raza, una extraordinaria orden de evolución superior que constituirá el siguiente escalón en la evolución humana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s